EFEValència

El alcalde de València, Joan Ribó, se ha mostrado convencido este martes de "los beneficios" del cierre al tráfico de Ciutat Vella para los vehículos que no dispongan de permiso serán "mucho mayores que los perjuicios que se puedan ocasionar".

Ribó ha señalado a los medios de comunicación que este 1 de diciembre se empezará a poner sanciones a "aquellas personas que, a pesar de toda la información y de todo el proceso" que se ha seguido en los últimos meses, "no se hayan acreditado adecuadamente".

El alcalde ha considerado que ha habido "un proceso de acreditaciones amplio", que se están gestionado todavía, y ha considerado que es "imprescindible tener este tipo de mecanismos de control" para cumplir con la demanda "de hace muchos años" de que Ciutat Vella sea "una zona solamente para las personas que viven allí o que tienen que hacer determinados servicios".

"Sé que al principio causará algún problema, como lo causó por ejemplo el no parar en el carril bus o eliminar determinadas plazas de aparcamiento por poner un carril bici", ha admitido el alcalde, quien no obstante ha defendido que en la movilidad "eso se gestiona rápidamente y se buscan otras salidas".