EFEValència

El alcalde de València, Joan Ribó, ha valorado que mientras el índice de pisos turísticos crece en muchas ciudades de la Comunitat Valenciana, en la capital lo están "conteniendo" y ha sostenido que el Plan Especial de Protección (PEP) de Ciutat Vella ha incidido en ello.

Así lo ha asegurado Ribó antes del pleno de este jueves, en el que el ayuntamiento ha dado cuenta de la aprobación definitiva de este PEP tras el visto bueno de la Generalitat, que mantiene el carácter residencial del barrio, reordena usos, equilibra las dotaciones públicas y amplía la protección del patrimonio histórico.

"Quiero insistir en datos objetivos: mientras en la resto de ciudades del País Valenciano el índice de pisos turísticos está creciendo, en València lo estamos conteniendo y precisamente el plan de Ciudad Vella trabaja seriamente para contenerlo", ha apuntado y ha defendido que ordenar este barrio "era un objetivo significativo".

Al respecto de este plan, la vicealcaldesA y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, ha valorado antes del pleno que el plan ha contado con la participación de agentes y vecinos y cuenta el respaldo de "una amplia mayoría".

Ha recordado que Ciutat Vella era un barrio "degradado, turistificado, sin ningún tipo de control y ordenación" y el PEP ha sido el resultado de "mucho trabajo" y políticas "valientes" como la moratoria en la suspensión de licencias de hoteles.

"Es un plan que genera un modelo de turismo sostenible, integrado en el entorno, que mantiene el carácter residencial y pone en valor nuestra historia e identidad", ha defendido, a la par que lo ha puesto como ejemplo del cambio de una "política depredadora, de grades eventos y despilfarro a una de crecimiento sostenible".

Durante el pleno, el concejal del PP Juan Giner ha acusado al gobierno de "incoherente" por defender una ciudad de plazas y en este PEP "cargarse una pequeña plaza" para poner un edificio, mientras que el edil de Ciudadanos Narciso Estellés ha insistido en "la trola de las plazas" y ha pedido llegar a "soluciones consensuadas".

Gómez ha recordado que se ha logrado "una unificación administrativa -había 61 documentos que lo regulaban- y mantener el carácter residencial con limitaciones muy específicas" como prohibir explícitamente el cambio de residencial a terciario o que no haya restaurante y hoteles a menos de 65 metros.

También ha incidido en que se han recuperado hasta 1.861 metros cuadrados de espacio público para dotaciones de vecinos y es el primer PEP aprobado por la Conselleria de Igualdad por redacción con perspectiva de género.

Además, ha aclarado que la eliminación de la plaza que ha criticado la oposición ya estaba prevista en 1994 porque la Conselleria de Cultura había ordenado al Ayuntamiento "recuperar la trama histórica" y ahí había un edificio que, ha apuntado, se va a usar como dotación pública.