EFEValència

La secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, ha defendido este jueves que en las listas de espera sanitarias publicadas no hay "ni trampa ni cartón", mientras la oposición ha denunciado que se engaña y se eliminan datos de la contabilización de pacientes.

Andrés ha comparecido en la comisión de Sanidad de Les Corts Valencianes, a petición de Ciudadanos, para debatir sobre esta cuestión, después de conocerse que la espera media estructural en la Sanidad valenciana se situaba en 86 días a 31 de enero de 2020.

Andrés ha sustituido a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, quien se encuentra en Bruselas para participar, como representante de las comunidades autónomas, en la reunión que los ministros de Sanidad de la Unión Europea han convocado para abordar la respuesta del club comunitario al coronavirus.

La secretaria autonómica ha explicado los datos de la demora sanitaria, y ha dado a conocer el Plan de Optimización de Tiempos y Mejora de la Atención 2020-2023 (Plan Óptima) de la Conselleria de Sanidad, que busca reducir el número de pacientes en lista de espera quirúrgica estructural en un 25 % a final de 2023 y disminuir la demora media a 70 días.

Ha detallado algunas de las 64 medidas contempladas por este plan, que dispondrá de un presupuesto de 35 millones para 2020: 16 millones para el llamado autoconcierto, 14 millones para el plan de choque, y 5,2 millones a la contratación de 128 profesionales para reforzar los equipos quirúrgicos con más pacientes en espera.

El plan óptima persigue también reducir a cero el número de pacientes que esperan más de 180 días en lista de espera quirúrgica, que en enero era de 12.841, y rebajar a un 20 % el numero de primeras consultas de más de 60 días.

Para ello, contempla, entre otras medidas, la creación de las Oficinas de Control de la Demora de cada Departamento de Salud; la implantación el Distrito Único Sanitario, y la elaboración de un decreto de garantía de tiempo máximo de acceso a las prestaciones y servicios sanitarios, así como la creación de un Consejo Asesor.

Desde la oposición, PP y Ciudadanos han criticado que se ofrezcan los datos de demora estructural pero no los no estructurales, con lo que, a su juicio, se engaña a los ciudadanos y se eliminan pacientes de la lista de espera, mientras que Vox ha reclamado una comisión de seguimiento del plan.

El popular José Juan Zaplana ha reprochado al Consell que acusara al PP, cuando gobernaba, de ocultar pacientes por mostrar la lista de espera estructural, y hacer ahora lo mismo, así como de demonizar a la sanidad privada, pero destina al plan de choque casi el doble que en el último año de gobierno popular.

La diputada de Ciudadanos Yaneth Giraldo, quien ha criticado la ausencia de la consellera, ha acusado a Sanidad de eliminar los datos de las personas en lista de espera no estructural, y ha censurado que se haya tardado tanto tiempo en presentar un plan contra la demora asistencial.

La secretaria autonómica ha defendido que los datos de pacientes en lista de espera ofrecidos (60.983 en enero de 2020) son los totales, y ha negado que se engañe o se hagan trampas con ellos, pues, según ha señalado, "no hablamos de números, sino de personas que están esperando y necesitan una intervención".

Ha destacado que este Consell ha tenido muchísimos problemas que atender en Sanidad en los cinco años que lleva gobernando, y ha asegurado que de las listas de espera se ha preocupado desde el principio, introduciendo medidas como el autoconcierto o el plan de choque, o invirtiendo en personal y nuevas tecnologías.

Andrés también ha defendido la colaboración público privada, aunque "no en las cantidades del PP", que según ha dicho, llegó a invertir hasta 30 millones en el plan de choque.

También ha dicho que revisará la contabilización de las listas de espera que realizan los distintos departamentos de salud, pues le consta que en algunos hospitales privatizados no se atienden determinadas patologías o se remite al público de referencia a la mínima complicación.