EFEValència

La concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de València va a impulsar la redacción de un plan para unificar los criterios de uso y las actuaciones que se están desarrollando en el centro de la ciudad, independientemente del servicio que la lleve a cabo.

Así lo ha anunciado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, en un desayuno informativo, en el que ha presentado la planta viaria que unirá la avenida del Oeste desde la plaza de Brujas hasta la plaza de España, con la finalidad de "recuperar movilidad peatonal".

Grezzi ha hecho un balance de actuaciones del equipo de gobierno desde que en 2015 implantaron la limitación a 30 km en el centro, como la peatonalización del entorno de la Lonja, la calle Serranos, donde han pasado de 5.000 a 300 vehículos diarios, el cierre de algunos domingos de la plaza del Ayuntamiento, la inminente peatonalización de la plaza de la Reina o la futura de la plaza del Ayuntamiento.

"Todas las actuaciones forman parte de un plan integral de transformación y vamos a impulsar un plan del centro de València donde se vayan desarrollando todas las líneas estratégicas, de la humanización de plazas, recuperación de espacio peatonal y accesibilidad universal", ha apuntado.

El edil, que ha incidido en que ésta "es la legislatura la de la movilidad peatonal", ha presentado la última planta viaria en la que han trabajado, desde la Avenida del Oeste, enlazada con el proyecto de la plaza de Brujas, pasando por la calle san Vicente hasta la plaza de España.

Esta actuación, que aún no tiene fecha, supondrá que se pase de un 36 % de zona peatonal (9.097 metros cuadrados) a suponer un 53 % (13.459 metros cuadrados), lo que supondrá que se gana un 48 % de movilidad peatonal, según ha apuntado Grezzi, que también ha incidido en que se plantarán veinte árboles más.

Han explicado que en la Avenida del Oeste se ensanchan las aceras, se deja dos carriles de circulación en toda la calle, salvo en un tramo que tendrá tres -dos en un sentido y otro hacia Ciudad de Brujas-, y se dejará espacio para las paradas de autobús sin interferir en su paso.

Se habilitan 450 m2 de bandas multifuncionales para carga y descarga, zonas de aparcamiento de movilidad reducida y aparcabicis y se recupera para espacio peatonal la zona por la que doblan los autobuses en la esquina con la calle Garrigues, además de perder algunas plazas de aparcamiento en superficie.

La calle Huesca se peatonaliza en su totalidad salvo un carril para la salida del aparcamiento y en la plaza de San Agustín se recupera espacio en ambos lados, especialmente junto a la iglesia y se habilita un carril bici bidirecciónal para conectar con el anillo ciclista.

En la calle Xàtiva se recupera el espacio peatonal tanto en toda su longitud como en la esquina con la calle San Vicente, donde también se gana espacio para el peatón tanto en la zona norte, donde ya se había recuperado en parte, y la sur, donde se duplica el ancho de la acera y se evitan los "obstáculos". También habrá carril bici y zonas de carga y descarga.

Grezzi ha indicado que en los próximos días presentará los cambios y detalles del nuevo modelo de las líneas de la EMT con la entrada en funcionamiento del nuevo intercambiador de la calle Xàtiva.

Ha avanzado que se restringirá la entrada de líneas en la plaza del Ayuntamiento, salvo la lanzadera (C1), que funcionará a partir de 23 de marzo.

Está previsto que el 1 de marzo acaben las obras del intercambiador de la calle Xátiva y desde esa fecha empezarán a funcionar las líneas desviadas como lo hacen con motivo de las mascletaes de Fallas y "ya no volverán a la plaza".