EFEValència

El Ayuntamiento de València podrá llegar a recuperar 16 millones de euros correspondientes a 152.000 multas de tráfico impagadas, impuestas entre 2011 y 2014 a personas no residentes en su término municipal, gracias al convenio firmado con el Instituto Valenciano de Administración Tributaria (IVAT).

El acuerdo permite a València hacer efectivo los impagos por medio del embargo en cuentas bancarias de sucursales de fuera de la ciudad y crea un "precedente" para extenderlo a otros impuestos como el IBI o el de vehículos y aplicarlo también al resto de municipios de la Comunitat Valenciana.

El alcalde de València, Joan Ribó, y el conseller de Hacienda, Vicent Soler, han rubricado hoy este convenio de recaudación ejecutiva en materia de embargos de sanciones de multas de tráfico y ORA que permitirá "más eficacia, más equidad y mejores servicios para la ciudadanía".

Tras la firma, el conseller ha explicado que en una primera fase, València podrá hacer efectivas las multas de entre 2011 y 2014 -las más antiguas sin prescribir- y llegar a recuperar cerca de 16 millones de euros, lo que supondrá en términos anuales y para los próximos ejercicios, 4 millones al año.

Soler ha defendido que el convenio, reivindicado por el consistorio desde hace "muchos años", supone un apoyo a la hacienda local y tiene un componentes de "justicia" y "equidad" y lo ha calificado de "paso histórico en el trabajo entre las administraciones valencianas".

Es un procedimiento de recaudación ejecutivo "que podrá extenderse a otros ingresos públicos municipales tributarios o no", según Soler, que va a contactar con la Federación Valenciana de Municipios y Provincias para que, tras esta experiencia que sienta un "precedente", se puedan incorporar el resto de municipios de la Comunitat Valenciana.

"A partir de ahora, las haciendas de los entes municipales recibirán el apoyo del aparato administrativo autonómico acotando así las limitaciones que su ámbito geográfico competencial les impone, al mismo tiempo que el IVAT se constituye en la deseada Administración tributaria autonómica potente y profesionalizada", ha afirmado.

Para Soler, esta iniciativa "refleja la voluntad" de los gobiernos del Botánico y la Nau para "hacer realidad el trabajo conjunto de las administraciones más próximas al ciudadano" y lograr "una eficiente gestión recaudatoria para una mejor prestación de servicios".

El alcalde de València ha defendido que con esta medida "garantizan una mayor eficacia recaudatoria de las multas" pero también se evita que "muchos infractores de leyes de tráfico vean impunes sus conductas".

"A partir de ahora todas las infracciones en la ciudad de València serán sancionadas y recaudadas de forma ágil" al margen del municipio de la Comunitat Valenciana de dónde sea el infractor, ha añadido Ribó, quien ha resaltado que se crea un "precedente para futuras ampliaciones del convenio".

Ha recordado que durante años gobiernos del mismo signo político en el Ayuntamiento y el Consell no han llegado a acuerdos en este sentido y ha mostrado su satisfacción de que dos gobiernos de coalición -Botaníc y Nau-, lo hayan conseguido.

"El convenio es importante para las finanzas, para la justicia y para la seguridad en la movilidad de la ciudad", ha concluido Joan Ribó.

Además, han explicado que IVAT tiene convenios con la Administración Tributaria para el cobro de las multas cuando los sancionados sean residentes de fuera de la Comunitat Valenciana.