EFEValència

El Ayuntamiento de València contará para el año 2021 con un presupuesto de 914.888 748,34 euros, el mayor de la historia del consistorio, "moderadamente expansivo", con un incremento de unos 17 millones de euros respecto al del ejercicio actual.

El pleno ha aprobado hoy, de forma inicial y sin el apoyo del Partido Popular (PP) y de Vox, estas cuentas públicas que, en palabras del alcalde Joan Ribó, "son fruto del Acuerdo marco para la recuperación y reconstrucción de València, firmado por 33 de 31 miembros de la corporación, y velarán por la ciudadanía y atenderán la situación de emergencia".

Este documento económico, "que marcara las políticas para hacer frente a la crisis generada por la pandemia del coronavirus", ha incluido el acuerdo firmado hoy mismo entre los grupos que conforman el equipo de gobierno, Compromís y Partido Socialista (PSPV), y el grupo Ciudadanos (Cs) "con el propósito de aumentar, entre otros asuntos, las ayudas directas a los autónomos y pymes (hasta 15 millones de euros), así como la cantidad destinada al cheque escolar (hasta 4,75 millones de euros)".

El acuerdo se ha firmado esta mañana previamente a la celebración del Pleno, en las dependencias de Alcaldía. Lo han firmado el alcalde, Joan Ribó, los vicealcaldes Sandra Gómez i Sergi Campillo, así como el portavoz de grupo municipal Ciudadanos, Fernando Giner.

El alcalde de València, Joan Ribó, ha explicado que “el equipo de gobierno se compromete a destinar una parte de los nuevos recursos disponibles que no tengan como destino inversiones finalistas a la Reconstrucción de la ciudad". Entre los compromisos acordados también destaca la introducción de bonificaciones verdes en el Impuesto de Bienes inmuebles (IBI) y el de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) para fomentar las inversiones en eficiencia energética y utilización de energías limpias, o la modificación del calendario tributario para ampliar los términos voluntarios de pago de impuestos hasta el 30 de junio.

Por su parte, la vicealcaldesa Sandra Gómez, ha agradecido a al grupo Ciudadanos que haya entendido la voluntad de acuerdo porque ·es el momento de incluir y no excluir, y de buscar cómo podemos impulsar esa València post-covid y no nos atrincheramos en posiciones excluyentes, puesto que los ciudadanos y ciudadanas quieren que solucionemos sus problemas y no creemos nuevos".

En nombre de Ciudadanos, su portavoz, Fernando Giner, ha afirmado que, desde que se firmó el Pacto de Reconstrucción, era necesario dialogar para aumentar las ayudas a los autónomos y las pymes. "En el Acuerdo de Reconstrucción se hablaba de un 12,5 % de ayudas para autónomos y pymes y ahora lo que hemos incorporado es un mínimo de 15 millones de euros en ayudas directas".

En cuanto a las cifras del presupuesto, Joan Ribó ha destacado los gastos corrientes para paliar el impacto de la covid-19, más de 18 millones de euros (5,43 millones para combatir la crisis sanitaria, 5,38 para contener la crisis social y 7,34 para luchar contra la crisis económica).

Se incrementan también las inversiones "para mejorar la ciudad y activar la economía", con obras como la reordenación de la plaza de la Reina (con 10,3 millones de euros), y las de regeneración de la plaza de Brujas (con 7,45 millones de euros) y mejoras en el sistema de suministro de agua (con 14,4 millones de euros).

Por su parte, el concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, ha reiterado que estas cuentas "cumplen rigurosamente con el Acuerdo marco adoptado por la reconstrucción de la ciudad" y ha recalcado que "no se tratan de unos presupuestos del equipo de gobierno, sino que son de la ciudadanía".

El portavoz de Vox, José Montañez, ha calificado estas cuentas como "los Presupuestos de la muerte porque suponen el asesinato de la ciudadanía", ha criticado las políticas que considera partidistas, como "la de movilidad que se justifica en la necesidad de afrontar la emergencia climática, mientras que los valencianos y las valencianas se preocupan para conseguir dinero para alimentar su familia".

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha argumentado su abstención “porque las cuentas de València para el ejercicio 2021 tienen que ser “un plan de choque frente al hundimiento económico de los sectores más afectados por la covid”, y ha pedido realizar "una apuesta clara por la universalización del cheque escolar”, así como “contemplar bonificaciones en los impuestos municipales y una demora en su pago, hasta 30 de junio".

La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha asegurado que el presupuesto "consolida una subida de impuestos, que no responde a los acuerdos de la mencionada Comisión de Reconstrucción. No se ajusta ni a la realidad social ni a la situación económica y parece alejado de la ciudad fantasma, con las persianas de los comercios bajadas y las colas de hambre que tenemos ahora mismo". EFE

jc