EFEValència

El Ayuntamiento de València y el Arzobispado de Valencia van a colaborar en actividades y proyectos para impulsar el uso de energías renovables y el ahorro energético en bienes de la Iglesia, en el marco del plan estratégico para descarbonizar la ciudad en 2030.

Así lo ha explicado el alcalde, Joan Ribó, tras el encuentro que ha mantenido este miércoles con el arzobispo Antonio Cañizares, en el que han planteado iniciativas como poner placas fotovoltaicas en iglesias de construcción moderna, colegios o edificios propiedad de la Iglesia.

Ribó, que ha recordado que el consistorio ya está implantado placas solares en colegios y cementerios, ha considerado que "sería de gran importancia la colaboración y participación activa" de la Iglesia en este objetivo vinculado a proyectos del Estado y de fondos europeos.

Además, ha ofrecido a Cañizares la oficina que el Ayuntamiento tiene para trabajar con instituciones y empresas en la mejora y ahorro de los contratos de la luz y le ha hablado de las comunidades energéticas para "desarrollar la producción y la distribución hacia personas con problemas de pobreza energética".

El alcalde ha valorado la "actitud positiva" del arzobispo y ha anunciado que "se desarrollarán una serie de reuniones para la concreción de actividades y puesta a punto de proyectos en los que la Iglesia podría colaborar".

El arzobispo Cañizares ha valorado el proyecto planteado por el Ayuntamiento y ha ofrecido su "disponibilidad absoluta sin ninguna reticencia y ningún límite", además de considerar que "hay que colaborar por el bien común".

"Estaremos en los grupos de trabajo que se hagan para poder llevar a cabo este proyecto que creo personalmente que es muy importante y muy necesario, incluso para nuestra salud", ha añadido.

El alcalde ha recordado que en una encíclica que le envió el arzobispo se hablaba de temas de energías renovables con "una posición muy avanzada", lo que le llevó a considerar que era "lógico" que la Iglesia participase en estos proyectos.

Ha asegurado que van a "concretar y valorar técnicamente" cuál sería la participación de la Iglesia en los mismos pero ha recordado que tienen muchas iglesias que no son bienes de interés cultural sino construcciones modernistas en las que se podrían poner placas solares, así como en colegios u otras instituciones de su propiedad.

"Es posible que en sus contratos de electricidad se puedan hacer estudios que permitan ya mañana, como hemos hechos con otras empresas e instituciones, abaratar costes y consumos", ha añadido y ha indicado que se podría trabajar en que la financiación de esos proyectos fuera con fondos europeos.

Preguntados por la posibilidad de que la festividad de San Vicente Mártir (22 de enero) se pase a domingo, Ribó ha indicado que no se ha abordado en la reunión pero que el tema "ya" lo tenían claro aunque no se ha tratado este año por la pandemia, y el arzobispo ha apuntado que se quedó en que "es siempre en domingo".

De lo que sí han hablado, según Ribó, es de un proyecto que tiene la Iglesia para construir en la zona de final de la calle Guillem de Castro una residencia para sacerdotes mayores. "Estudiaremos que se desarrolle lo más rápido posible", ha concluido.

Respecto al uso futuro que se le puede dar al edificio antiguo de Hacienda, Ribó ha apuntado que primero han de ver el estado en el que está -se van a hacer catas-, estudiar el coste y analizar luego su uso.

No obstante, ha apuntado que el Ayuntamiento "está muy constreñido en sus funcionarios y trabajadores en temas económicos; están muy desperdigados y esa es una posibilidad pero hay otras" y ha concluido: "Estamos trabajando para que este edificio pertenezca al Ayuntamiento".