EFEValència

La síndica de Vox en Les Corts, Ana Vega, ha afirmado este jueves que no están aquí para unirse a los "consensos de amiguetes" del actual Consell, sino para combatir "el marxismo cultural y las ideas que lo sustentan" y para "desmontar este chiringuito autonómico", y ha avisado: "Vox no es el PP".

Durante su discurso en el debate de investidura de Ximo Puig como president de la Generalitat, Vega ha cuestionado la política de "colonización" con el valenciano, las "imposiciones ideológicas" en materia de género, la política que potencia una inmigración "descontrolada e ilegal" y los "cordones sanitarios" en torno a Vox.

Tras anunciar el "rotundo no" de Vox a la investidura, Puig le ha replicado que no le ha pedido su apoyo y le ha asegurado que tiene "gran respeto" a todos sus votantes, que son "tan dignos" como los suyos, aunque le ha avisado: este Consell "combatirá absolutamente todo aquello que ustedes representan de odio y rencor".

Puig le ha preguntado además "a qué Carlos se refiere" cuando habla de "imposición marxista", si "a Carlos o a Groucho", y ha afirmado que le parece "entrañable" que un grupo quiera desmontar "el chiringuito autonómico desde el chiringuito autonómico".

La síndica de Vox ha destacado que están en Les Corts para ser "la voz de millones de españoles que por fin van a poder decir lo que piensan, y que nadie va a poder callar de nuevo", y ha aseverado que el valenciano es "el caballo de Troya" con el que "socialistas, comunistas y nacional-socialistas valencianistas" transmiten su ideología, pero ha alertado: "Se acabó la paz del corral".

Vega ha cuestionado las leyes aprobadas para "atacar la libertad lingüística" con el apoyo de "los moderaditos" del PP, a lo que Puig ha replicado que en la Comunitat "no hay ninguna imposición del valenciano" ni ningún estudio que diga que el castellano está "perseguido" aquí.

En materia de inmigración, la síndica de Vox ha indicado que acoger el Aquarius fue encender "irresponsablemente la mecha del polvorín de la inmigración ilegal", y ha dicho que para la izquierda los inmigrantes "ilegales" son "todos bienvenidos, pero ninguno acaba acogido en sus casas".

"Me duele en el alma una parte de su intervención: esto no es un corral, es el Parlamento valenciano, y nunca se había oído lo que se ha oído sobre la inmigración", ha lamentado Puig, quien ha recordado que la Comunitat no tiene competencias en esta materia y se ha mostrado orgulloso de que el primer decreto ley del Consell que preside fue para universalizar la sanidad.

Vega ha cuestionado asimismo las leyes "de ideología de género" y que se "criminalice al 50 % de la población simplemente por haber nacido hombres", ante lo que Puig ha dicho que "sin feminismo no hay democracia" y que las mujeres han sido "fundamentales para parar la ideología del terror", por lo que no puede haber "un paso atrás".

La síndica ha explicado que nació en 1986, en plena democracia, por lo que ha opinado que Puig está "más cerca del franquismo" que ella, a lo que el president le ha dicho que la primera vez que votó fue la Constitución, y votó a favor.

Finalmente, Vega ha confesado que están "tremendamente asombrados de la falta de formas que hay en este Parlamento", ante lo que Puig ha señalado: "Lo que usted dice hace mucho más daño a la convivencia que lo que se ha gritado esta mañana".

"En su modelo de sociedad yo no quepo, pero en el mío usted sí que cabe. Eso lo dijo Pedro Zerolo", ha finalizado Puig antes de abandonar la tribuna.