EFEMadrid

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha entrevistado este miércoles con la presidenta del Senado, Pilar Llop, con quien ha compartido la necesidad de que la Cámara alta se vuelque en su papel territorial como espacio idóneo para el debate con todas las comunidades autónomas.

Mientras en el Palacio de la Moncloa se celebraba la primera reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat de Cataluña, en el Palacio del Senado Puig ha remarcado que debe ser esta institución la que acoja los debates sobre cuestiones primordiales para las autonomías, como su financiación.

En su opinión, el diálogo abierto con Cataluña es "muy positivo", puesto que Cataluña es "muy importante para España y para la Comunidad Valenciana", y él piensa que la relación bilateral constituye una vía válida, aunque, ha advertido "no se puede, bajo ningún concepto" que esta bilateralidad pueda generar "desigualdad".

"Queremos que haya igualdad entre ciudadanos y singularidad entre territorios", ha apuntado el presidente valenciano, para dejar claro que a su entender "el marco multilateral" es el que debe potenciarse para lograr una financiación autonómica "justa", por ejemplo, que "dé equidad a los ciudadanos".

Y para lograrlo Ximo Puig piensa que el Senado puede desempeñar un papel fundamental, como espacio donde acoger las comisiones sectoriales (la próxima semana se celebra en la Cámara alta una sobre Cultura), la conferencia de presidentes u otros asuntos que afectan a las autonomías.

Los "grandes debates pendientes" sobre la distribución de recursos, el agua o las infraestructuras tienen a su entender que llevarse, "desde la lealtad constitucional", al Senado, porque, agrega, "si esta Cámara tiene un sentido" es el que le da la Constitución al definirla como Cámara territorial.

"Ése es el camino", ha manifestado en unas declaraciones tras reunirse durante casi una hora con Pilar Llop, quien le ha trasladado su intención de hacer del Senado una "casa abierta a los territorios", algo de lo que él se congratula porque contribuirá a consolidarlo como un "espacio multilateral permanente".

Puig se ha ofrecido a la presidenta para "participar e impulsar" todos los debates territoriales que sean necesarios y ha dejado en suspenso una posible petición suya para comparecer sobre el problema de la financiación de la Comunidad Valenciana.

Ha señalado que no quiere adoptar "ningún protagonismo que dificulte esta cuestión" y ha explicado que ahora está "esperando a la dinámica del Gobierno", siempre bajo el presupuesto que la Comunitat Valenciana quiere "un diálogo abierto" que resuelva el problema de la infrafinanciación de este territorio.