EFEValència/Salamanca

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha afirmado hoy que "la mayoría" de comunidades autónomas no quiere que haya privilegios fiscales en España y que el "efecto capitalidad" tiene una contraprestación, y ha insistido en que no se trata de ir contra Madrid, sino que es una cuestión de "solidaridad", pero esta comunidad "no puede estar mirándose el ombligo permanentemente".

Así lo ha señalado Puig tras su participación en la Conferencia de presidentes autonómicos celebrada hoy en Salamanca, con el objetivo de coordinar la agenda común para cooperar en la superación de la pandemia y conseguir la reactivación económica y social con la ayuda de los fondos europeos.

En la cumbre autonómica, el jefe del Consell ha planteado cuestiones relacionadas con algunas consecuencias derivadas de la pandemia, como la salud mental y la covid resistente, y ha trasladado la necesidad "inaplazable" de abordar los debates de la reforma de la financiación autonómica y la descentralización del Estado.

Ximo Puig ha manifestado que la Generalitat valenciana mira "a España, a un país cohesionado y con superación de las desigualdades", mientras que hoy en día hay "comunidades como Madrid con más de 135 puntos de renta per cápita por encima de la media, mientras que muchas otras están estabilizadas por debajo de la media".

"Esto significa que el ascensor territorial no funciona", ha aseverado, al tiempo que ha defendido la "igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos".

Según ha dicho, hay consenso entre "muchos presidentes" sobre la necesidad de descentralizar el Estado, "España, que somos todas la comunidades", de modo que ha invitado a abordar la descentralización de las instituciones, y que el proceso se lleve a cabo "sin confrontaciones estériles".

"Cuando todos van por la carretera y uno ve que los demás van hacia él, hay que fijarse en quién está fuera del carril correcto", ha señalado en ese sentido.

Preguntado por los periodistas sobre si va admitir privilegios de otras comunidades autónomas, Ximo Puig ha incidido en que éstas son "diferentes" y "cada una tiene un prisma", pero, en ese marco, se ha de "buscar puntos de acercamiento desde la singularidad de cada una, pero que luego haya igualdad" entre los ciudadanos de todas.

A su juicio, no se ha de admitir, pues, ningún tipo de privilegio, aunque "una cuestión es las relaciones bilaterales o otra que éstas generen desigualdades", ha opinado sobre las reuniones entre el Gobierno central y determinadas comunidades.

Durante su intervención en la XXIV Conferencia de presidentes, Puig ha propuesto la adopción de una "estrategia conjunta" entre el Estado y las comunidades autónomas para hacer frente a la covid persistente, así como el impulso de planes estatales para abordar los efectos de la pandemia en la salud mental infantil y juvenil y en las personas que viven solas.

El presidente valenciano ha centrado su intervención en la defensa de propuestas sanitarias y sociales para hacer frente a los efectos de la pandemia en la población, para profundizar en el Plan de recuperación, transformación y resiliencia y en la Estrategia 2030 frente al reto demográfico, y para atender mecanismos de compensación a las comunidades que más turistas reciben.

Para Puig, resulta además fundamental impulsar PERTE autonómicos que den capacidad a las comunidades autónomas para singularizar el apoyo a sus sectores industriales a partir de los fondos europeos, de forma que se dé cabida a actividades económicas estratégicas de carácter regional (en el caso de la Comunitat, por ejemplo, la cerámica o el juguete) y a proyectos también estratégicos multidisciplinares.

También ha solicitado más ayudas de Estado a proyectos de empresas y ha lanzado la propuesta de flexibilizar la normativa europea, de modo que permita "no solo dar más cantidad de proyectos apoyados a las empresas, sino también más intensidad en el volumen de ayudas por empresa".

"A situaciones excepcionales, normas excepcionales" es, según ha citado, la filosofía de esta reivindicación, con la que la Comunitat Valenciana pide "que no se queden proyectos importantes sin poder desplegar por el establecimiento de limitaciones burocráticas a las ayudas públicas a proyectos de empresas".