EFEValència

El "Acuerdo del Rialto", el pacto de gobierno del PSPV y Compromís para el Ayuntamiento de València, recoge un total de 64 medidas repartidas en seis ejes programáticos, en los que se apuesta por una ciudad feminista, de igualdad de oportunidades, abierta y sinónimo de libertad y cultura.

El alcalde de València, Joan Ribó (Compromís), y la vicealcaldesa primera, Sandra Gómez (PSPV), han firmado este jueves el documento en el teatro que da nombre al acuerdo y que es sede también de la Filmoteca Valenciana, lo que ha llevado a ambos mandatarios a destacar que se trata de un "acuerdo de cine".

Acompañados por el resto de concejales del Gobierno local, Ribó y Gómez han agradecido la "gran labor", "paciencia" y "templanza" de los miembros de la comisión negociadora, integrada por ambos partidos, que ha permitido alcanzar un acuerdo mucho más amplio y concreto que el de hace cuatro años, entonces con València en Comú (ahora Unides Podem, ya sin representación municipal).

El primer eje del acuerdo es "una ciudad feminista", que incluye seis medidas, como la creación la primera agencia de desarrollo local con perspectiva de género de España, el aumento de recursos a la lucha contra la violencia machista o la reserva de un porcentaje de vivienda pública a mujeres víctimas de violencia de género.

El segundo eje, "Una ciudad de oportunidades y mejores trabajos" incluye diez medidas, entre ellas un programa de atracción y retención del talento, un plan estratégico de comercio, favorecer el recambio generacional en la agricultura o mejorar la fiscalidad local para hacer más progresiva, redistributiva y equitativa.

"Derecho a la ciudad", el tercer eje, recoge 18 medidas, entre ellas el establecimiento de un impuesto turístico progresivo, de acuerdo con la Generalitat y consensuado con el sector, y aquellas herramientas necesarias para evitar un efecto negativo del turismo sobre el derecho la vivienda.

El Ayuntamiento potenciará una movilidad más sostenible, con el impulso de vehículos eléctricos y compartidos y de la bici y mejorando la EMT; adherirá la ciudad a la declaración de emergencia climática e impulsará un plan integral contra la contaminación.

Además, impulsará una comisión entre la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento para dirimir aquellas decisiones que afecten a la ciudadanía, ampliará la infraestructura verde, y reurbanizará las plazas de Brujas, Mercado, Reina, Ayuntamiento y San Agustín para ganar espacio público y vecinal.

"Ciudad para las personas", el cuatro eje, incluye 17 medidas, como extender la red de escuelas infantiles de 0 a 3 años, seguir con Plan Edificant, elaborar un plan de éxito escolar y un plan local de salud, y proponer la inclusión de nuevos derechos como una transición digna a la muerte y la asistencia bucodental.

Una nueva ordenanza de servicios sociales; un plan de medidas contra la pobreza, especialmente la infantil; planes de inclusión para personas con discapacidad y en riego de exclusión; el fomento del envejecimiento activo y el aumento de plazas en centros de día, son otras las iniciativas recogidas en el acuerdo.

El quinto eje, "València sinónimo de libertad y cultura", contempla nueve medidas, que van desde la creación de un plan para formar parte de la red de ciudades creativas de la UNESCO, hasta planes para las sociedades musicales, las Fallas o la diversidad LGTBi, o el derecho a dirigirse a cualquier instancia en la lengua elegida.

Y el último, "València capital metropolitana, participativa y abierta", recoge cuatro puntos: impulsar la aprobación de una ley de capitalidad, la descentralización gradual del Ayuntamiento, reforzar el papel interlocutor de mundo asociativo, y reivindicar las inversiones necesarias a otras administraciones.

En concreto, reclamarán las ayudas al transporte metropolitano y la mejora del servicio; la conclusión de la L10; la reforma de la estación de autobuses, el soterramiento de la vías en la ciudad; la cesión del puerto del Saler o la inversión suficiente en instituciones culturales de la ciudad. EFE

ca/cbr

(foto) (vídeo)