EFEValència

El presidente de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (Aerte), José María Toro, ha considerado que en la crisis sanitaria del coronavirus ha fallado el sistema saitario, no el modelo residencial.

En su comparecencia en la comisión de Les Corts para la reconstrucción social, económica y sanitaria de la Comunitat Valenciana tras la pandemia, ha señalado que a las residencias no se les puede exigir algo para lo que no están preparadas ni diseñadas, y ha reclamado mayor coordinación socio-sanitaria.

Toro ha reconocido que fallaron en la comunicación con las familias, en la posibilidad de cubrir las bajas del personal y en no haberse adelantado a la orden de Administración sobre la restricción de visitas en los centros, algo que, según ha dicho, venían reclamando desde el 26 de febrero.

No obstante, ha rechazado la idea de que el modelo residencial ha sido la causa de la alta mortalidad que ha causado el coronavirus entre los usuarios de estos centros, pues ha destacado que autonomías y países con sistemas diferentes al valenciano han tenido un mayor porcentaje de fallecidos.

Según Toro, en la Comunitat Valenciana los residentes representan el 37,61 % de los fallecidos, frente países como Canadá (82 %), Noruega (58 %), Francia (51 %), Finlandia (50 %) o Suecia (49 %), mientras que los que menos casos han tenido han sido Alemania y Austria, que apostaron por los test.

"Hemos vivido una crisis sanitaria y el que ha fallado es el sistema de salud", ha dicho el presidente de Aerte, quien ha defendido que el sistema sanitario necesita "más refuerzo y más recursos", pero ha dicho que hay que pedir a cada uno lo que le corresponde.

En este sentido, ha reclamado una mayor coordinación socio-sanitaria y cooperación público privada, al tiempo ha criticado que durante la pandemia que no se haya garantizado la atención sanitaria a los residentes, así como la falta de material de seguridad que han padecido durante estos meses.

Toro no cree que haya que apostar por un modelo residencial más sanitario. Lo que se necesita, a su juicio, es "más apoyo del sistema de salud" y "reforzar la atención primaria para que eso se pueda hacer".

Así, ha pedido la creación de un grupo trabajo entre las consellerias de Igualdad y Sanidad para analizar estas cuestiones, una comisión de coordinación socio-sanitaria, que se hagan pruebas cada 15 días, y una persona de enlace con atención primaria.

El presidente de Arte ha lamentado la falta de comunicación con la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, algo que han negado desde el departamento que dirige Mónica Oltra, desde el que aseguran haber mantenido un contacto constante, con más de 89 interacciones, además de recordar que éste tiene el teléfono de la vicepresidenta.

Desde la oposición, han denunciado "el casos" y "la falta de gestión" de la Generalitat en la pandemia, mientras que los grupos del Botànic han lamentado la falta de autocrítica por parte de las empresas gestoras de estos centros, y han criticado el modelo residencial actual.

Toro ha defendido la labor que realiza el sector privado de las residencias, pues forman parte de "la economía real" y tienen un impacto positivo en la generación de empleo, que, además, es localizado y principalmente femenino.

Ha defendido la necesidad de que haya una mayor inversión y participación pública en este ámbito, y ha advertido de que si se desincentiva la inversión privada lo que se conseguirá será "dejar desatendidas a las personas".

En la comisión ha comparecido también, el presidente de Acdesa (Associació Ciutadana per a la Promoció y Defensa de la Salut), Eduardo Zafra, quien ha reclamado un pacto por la sanidad y los servicios sociales, así como una mayor coordinación socio-sanitaria, superar el "sistema sanitario low cost" de las residencias, y revertir las concesiones sanitarias.