EFEMurcia

Los alcaldes de Alicante y de Murcia, Luis Barcala y José Ballesta, han reivindicado hoy un reparto de fondos más justo a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para que ambas ciudades reciban una financiación acorde con sus necesidades y con los servicios que prestan.

Los dos mandatarios han suscrito un manifiesto en ese sentido este jueves en Murcia, al que esperan que en los próximos meses se unan otras ciudades del sureste español para hacer surgir un "movimiento generalizado sobre la injusticia del reparto de fondos" que hay actualmente, para que se "corrija" y "adecúe" a las circunstancias actuales, ha dicho Ballesta.

Para Barcala, ambos municipios son "motor de generación de economía y progreso", pero no están recibiendo a cambio una "justa compensación" del estado para prestar los servicios, no solo a los ciudadanos que residen en ellos, sino a los muchos que se desplazan hasta ellos por ser las capitales de sus respectivas provincias.

En ese sentido, el texto del manifiesto remarca la capitalidad de ambas ciudades, que las convierten en sede de universidades, hospitales de referencia, polos industriales y eventos culturales y de ocio, así como el importante crecimiento demográfico de ambas, que las sitúan como séptima (Murcia) y undécima (Alicante) ciudades de España por número de habitantes.

Otros municipios con similares características, remarca el texto, reciben casi el doble de financiación por habitante al año, ya que en 2018 Murcia recibió en 211 euros por habitante, y Alicante, 232, mientras que Valencia tuvo una financiación de 429 euros por habitante; Málaga, 407, y Zaragoza, 392, por poner algunos ejemplos.

Todos esos datos, ha subrayado Ballesta, justificarían pedir la financiación que estas dos ciudades "merecen", pero el manifiesto va más allá y exige "lo que necesitan" para poder seguir desarrollándose y prestar sus servicios.

Se trata además de fijar una posición, ha añadido Barcala, ya que la elaboración de los PGE no puede convertirse en un "mercadeo interterritorial" en el que todos los fondos se reparten entre las comunidades autónomas, pues los municipios son los que atienden los "problemas y necesidades reales" de los ciudadanos, desde la sanidad y la educación hasta la seguridad, la limpieza o el alumbrado.

Por eso, han insistido, en la elaboración de los PGE se debe poner el énfasis en las administraciones locales que, además, se ocupan de numerosísimas competencias impropias con la desventaja de que no tiene representación directa en el Congreso de los Diputados para debatir esos presupuestos.

Ballesta ha recordado que los fondos propios de los ayuntamientos son claramente insuficientes para el desarrollo de los municipio, y la mayoría de proyectos de desarrollo, como los de impulso de las ciudades inteligentes, sobre el que ambos alcaldes con sus equipos técnicos han tenido también hoy una jornada de trabajo, se tienen que financiar a través de convocatorias nacionales y europeas en competencia con otros municipios.

El manifiesto resume esas reivindicaciones en cinco puntos concretos relacionados con que la financiación local tenga en cuenta la "capitalidad" de Murcia y Alicante y su "singularidad como principales núcleos urbanos del sureste español", así como su "población, dispersión y superficie".

También pide que se lleve a cabo una clarificación del marco competencial de las entidades locales con el fin de dotarlas de mayores recursos para la gestión de las competencias impropias y que la singularidad de ambos municipios justifique el compromiso definitivo para el desarrollo del Corredor Mediterráneo y otras infraestructuras.

Por último, reivindica que se dote presupuestariamente los proyectos que apuesten por el desarrollo tecnológico de las administraciones locales, como fundamento principal para mejorar la eficiencia en la gestión y la calidad de vida de los ciudadanos.