EFEAlicante

La querella por supuesta prevaricación administrativa contra el anterior conseller de Educación y Cultura, Vicent Marzà, de Compromís, por el desmontaje de la Cruz de los Caídos de Callosa de Segura (Alicante) sin el preceptivo proyecto de obras, en febrero de 2018, ha sido desestimada y archivada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Según el auto de la Sala de Lo Civil y Penal del alto tribunal, al que ha tenido acceso EFE, la querella interpuesta el 3 de diciembre de 2021 por la Asociación de Abogados Cristianos contra el ahora exconseller carece de fundamentos desde el ámbito de lo penal y, en todo caso, cabría en el orden contencioso administrativo.

Aunque la cruz junto a la iglesia arciprestral de San Martín fue desmontada a comienzos de 2018 por orden del ayuntamiento, en ese momento con el socialista Fran Macià como alcalde, la querella fue presentada tres años y medio después contra Marzà porque su Conselleria había emitido un informe previo en torno al valor cultural, histórico y artístico de la cruz, con fecha del 22 de marzo de 2017, en el que autorizaba la retirada sin hacer referencia a proyecto de obra alguno.

El auto desestimatorio del TSJCV argumenta que la queja fundamental de los querellantes es que "el ayuntamiento (que no la Conselleria, ni particularmente el querellado) ha demolido la cruz en cuestión sin que exista un proyecto de obra adecuado", es decir, sin seguir los trámites administrativos correspondientes y, de esta manera, apunta a que las posibles "deficiencias" observadas por la Asociación de Abogados Cristianos deberían ser derivadas a la vía contencioso administrativa y no penal, como ha ocurrido aquí.

En todo caso, el TSJCV incide en que la demolición fue ejecutada por el consistorio y no por la Conselleria que dirigía Marzà, de la que añade que únicamente emitió un informe a petición del consistorio y que el mismo fue firmado por la directora general de Cultura y Patrimonio.

A la Sala de lo Civil y Penal del TSJCV no le consta "participación personal y directa" de Marzà, por lo que archiva la querella en un auto recurrible en súplica en el plazo de tres días.

A finales de 2021 en el momento de la presentación de la querella, la presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, sostuvo que el proceso de derribo estuvo "plagado de irregularidades" y que los políticos se "saltaron la ley con el único objetivo de imponer su ideología" ante lo cual su colectivo exige la nulidad y restitución de la cruz.

Bajo el nombre de "José Antonio Primo de Rivera presente", la Cruz de los Caídos de Callosa de Segura fue levantada en la década de 1940, tras la Guerra Civil Española, para rendir homenaje a los callosinos que perdieron la vida durante este conflicto y que estaban al lado del bando que ganó la contienda.

La placa 'José Antonio Primo de Rivera presente' y otras sobre Falange Española fueron, no obstante, retiradas por la parroquia en septiembre de 2016, quedando únicamente el listado con el nombre de los callosinos fallecidos.

La retirada de la cruz causó una intensa polémica en Callosa, con concentraciones de vecinos y disputas entre los diferentes partidos representados en la corporación municipal.