EFEValència

Los juzgados de violencia sobre la mujer de la Comunitat Valenciana registraron en el primer trimestre del año un total de 4.794 denuncias, un 8,5 % menos que en el mismo trimestre de 2020 (5.238), según las estadísticas que el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género ha hecho públicas este lunes.

Del total de denuncias, 2.863 fueron presentadas por la víctima directamente en comisaría, esto es, un 6,8 % menos que en el mismo trimestre del año anterior y 80 fueron presentadas por la víctima en el juzgado, lo que significa una reducción interanual del 43,3 %.

Por otro lado, durante el primer trimestre de 2021 el número de denuncias presentadas por familiares de la víctima en el juzgado experimentó un considerable aumento al pasar de 18 a 290, esto es una subida del 1.511 % respecto al 2020.

Las denuncias presentadas por familiares de la víctima directamente en comisaría también se incrementaron, al pasar de 63 a 69, esto es, un 9,5 % más que año pasado.

De las 4.794 denuncias presentadas en la Comunitat Valenciana, 2.681 se registraron en la provincia de Valencia, 1.747 en la de Alicante y 366 lo hicieron en los órganos judiciales de la provincia de Castellón.

En el periodo analizado, el número total de víctimas registradas en territorio valenciano fue de 4.699, un 7,3 % menos que en el mismo trimestre de 2020, en el que sumaron 5.069.

De ellas, 2.944 eran españolas y 1.755, extranjeras. El total de víctimas menores tuteladas en los órganos judiciales valencianos ascendió a 18, de las cuales 12 tenían nacionalidad española y 6, otras nacionalidades.

Un total de 600 víctimas de violencia se acogieron a la dispensa a la obligación de declarar como testigo, esto es un 8,7 % más que las 552 que lo hicieron en el primer trimestre de 2020.

Por provincias, 2.586 víctimas se registraron en Valencia, 1.747 corresponden a la de Alicante y las restantes 366 pertenecen a la provincia de Castellón.

La Comunitat Valenciana fue la tercera del país en tasa de víctimas de la violencia de género por cada 10.000 mujeres, con un cociente de 18,3, solo por detrás de Murcia, con 19,7 víctimas por cada 10.000 mujeres, y Baleares con 18,5. La media en toda España fue de 14,2.

El número de órdenes de protección solicitadas ante los juzgados de violencia sobre la mujer valencianos durante el primer trimestre del año fue de 1.138, un 7,6 % menos que las solicitadas en el año anterior.

En estos juzgados se adoptaron 946, se denegaron 149 y se inadmitieron 43. Por otra parte, las órdenes registradas en los juzgados de guardia fueron 128, lo que representa una reducción interanual del 30 %.

El porcentaje de sentencias condenatorias con respecto al total de las dictadas por los juzgados valencianos especializados en Violencia sobre la Mujer fue del 87,5%. En estos órganos judiciales se enjuició a 794 personas, un 8,5 % más que el año anterior.

En cuanto a los procesos de Violencia de Género, los Juzgados de lo Penal valencianos enjuiciaron 1.050 causas, con un porcentaje condenatorio del 68,2 %.

La presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, dedica sus primeras palabras a la memoria de las víctimas mortales de la violencia machista y a condenar de forma enérgica y contundente este tipo de crímenes, que han aumentado considerablemente tras el levantamiento del estado de alarma, el pasado 9 de mayo.

Desde ese día, han sido asesinados 10 mujeres y un menor; desde principios de año, la violencia machista se ha llevado por delante la vida de 21 personas, 18 mujeres y tres menores.

Mención especial quiere hacer la presidenta del Observatorio al caso de las dos niñas de Tenerife desaparecidas el 27 de abril, una de las cuales fue hallada muerta el pasado viernes.

Se trata de "la manifestación más cruel y despiadada de la violencia machista, que el maltratador ejerce sobre los hijos e hijas de las víctimas, en muchos casos también hijos suyos, para causar el mayor dolor que se puede infligir a una madre", ha señalado.

Por todo ello, Carmona alerta de que la disminución, entre enero y marzo de este año, del número de denuncias, de víctimas y de órdenes de protección no supone un descenso real de la violencia machista en nuestro país.

"Esos números son aún reflejo del efecto causado por la crisis sanitaria en este ámbito, donde las restricciones a la movilidad han supuesto un escollo más para las víctimas a la hora de dar el paso y denunciar. De hecho, desde que se decretó el estado de alarma, el 14 de marzo del pasado año, se ha producido un descenso más o menos acusado, pero constante, de esos indicadores", apunta.

En opinión de la presidenta del Observatorio, los asesinatos ocurridos desde el 9 de mayo -uno cada 3 días- ponen de manifiesto que la violencia machista ha estado larvada durante la crisis sanitaria y, con el regreso a nuestros hábitos previos a la pandemia, se ha vuelto a mostrar con toda su crueldad.