EFEValència

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, espera que esta nueva legislatura del Gobierno valenciano sea "próspera y de amplios consensos", aunque considera que "todo augura" que va a ser un mandato "de sillones", con una "sobrecarga de la Administración en detrimento de los servicios públicos".

"Vamos a tener más confrontación, más división e ideología en la gestión", ha añadido la líder popular en declaraciones a los periodistas antes de asistir a la toma de posesión del socialista Ximo Puig como president de la Generalitat.

Bonig ha lamentado asimismo que el PSPV "prefiera entregar esta comunidad a la extrema izquierda y a los nacionalistas, antes que apoyarse en fuerzas constitucionales y en el PP".

"La mano está tendida por el bien de los valencianos", ha insistido, y ha recordado que el PP "ofreció un pacto a Puig hasta el último momento para que "no fuera rehén de la extrema izquierda de Podemos ni de los nacionalistas de Compromís".

"Nadie se ha puesto en contacto con el principal partido de la oposición. Si lo hubieran hecho, a lo mejor hoy la historia se escribiría de forma distinta", ha concluido.