EFECastelló

El Ayuntamiento de Borriana ha informado hoy de que el nuevo brote de coronavirus detectado en el municipio, con cuatro casos de la misma familia, se originó tras regresar un trabajador agrario de Lleida.

La alcaldesa, Maria Josep Safont, se ha reunido este martes con el gerente del Departamento de Salud de la Plana, Miquel Rovira, la directora de Enfermería de Atención Primaria, Amparo Andrés, la concejala de Salud, Dolores Carbonell, y también, posteriormente, los responsables de la Policía Local del municipio.

La alcaldesa ha asegurado que el brote de Covid-19 se originó tras regresar un trabajador agrario de Lleida, y ha precisado que Salud Pública ha realizado ya todas las pruebas a las personas del entorno de los positivos, según fuentes municipales.

Salud Pública ha informado de la situación y ha trazado el mapa de contactos familiar para localizar, si los hubiera, más positivos. Además, la Policía Local colabora en el seguimiento para que se cumpla el confinamiento de los afectados por el brote familiar.

Aunque el brote familiar "está controlado", Maria Josep Safont ha reconocido que "claro que preocupa", por eso ha apelado a la responsabilidad ciudadana y ha pedido que "se eviten aglomeraciones, se respeten las distancias de seguridad y se cumplan las normas sanitarias de uso de mascarillas, y en la limpieza y desinfección de manos".

Paralelamente, el municipio ha registrado ocasionalmente casos positivos de coronavirus aislados en los últimos días, aunque sin relación con este brote familiar.

En ese sentido, ha señalado que los centros de salud del municipio "trabajan todos los días en la búsqueda activa para la detección de casos, realizando pruebas ante la mínima sospecha de posibles contagios y con seguimientos constantes".

Por ello, ha querido agradecer "el esfuerzo diario y la tenaz labor que están realizando los y las profesionales de los servicios sanitarios de Atención Primaria de Borriana en la lucha contra la pandemia".

La alcaldesa de Borriana ha trasladado a la población un mensaje de tranquilidad y un llamamiento a "la sensatez y a la responsabilidad" de los vecinos, y ha indicado que si fuera necesario adoptar cualquier medida, tanto Sanidad como el Ayuntamiento informarían de las acciones, aunque de momento no se contempla ninguna.