EFEValència

La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, ha afirmado que no es posible que sigan pasando agresiones sexuales como la conocida este miércoles a dos menores ocurrida en Burjassot (Valencia), una de ellas grupal, y ha reclamado actuaciones contundentes para educar en valores a los adolescentes.

Calero ha confirmado que la Policía está en el lugar investigando los hechos, cuántos son los autores y las circunstancias de la agresión sexual y, aunque por el momento no hay detenidos, se está "cercando" a los presuntos agresores.

No ha querido ofrecer más detalles de las pesquisas al tratarse de una investigación en marcha al ser preguntada por esta agresión durante la primera Cumbre Internacional sobre Gestión de Pandemias, organizada por el Ayuntamiento de València.

"Triste noticia", ha lamentado la delegada del Gobierno, para añadir que no existe una educación sexual en condiciones y "no puede ser" que los adolescentes se eduquen en el sexo "en base a la pornografía", y ha recordado que la ley del aborto también incide en la educación sexual.

"Desde Educación tenemos que actuar más contundentemente, es el momento de coger el toro por los cuernos, no es posible que esto siga pasando", ha reiterado en declaraciones a los medios de comunicación.

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional está investigando una presunta agresión sexual a dos menores de 12 años ocurrida en la localidad valenciana de Burjassot el pasado lunes, una de ellas grupal.

Fuentes de la Policía han confirmado a EFE que este grupo especializado lleva a cabo la investigación, sin que por el momento hayan informado de cómo se produjeron los hechos ni de la edad de las menores.

Según adelanta este miércoles el periódico Levante-EMV, la violación grupal a una niña de 12 años en Burjassot y una violación individual a otra menor de la misma edad ocurrieron en el mismo lugar, sin que por el momento se hayan registrado detenciones.

El suceso se habría producido este lunes por la tarde en una casa abandonada de Burjassot, en las proximidades con el término de Godella, en el área metropolitana de València, después de que las niñas quedaran con dos jóvenes a través de Instagram.

Según indica Levante-EMV, una de las niñas fue violada por uno de los jóvenes tras lo que logró abandonar la casa -y fue la que avisó a una tercera amiga, que alertó a sus padres de lo que pasaba-, mientras que otros cuatro jóvenes amigos de los dos primeros acudieron al lugar y habrían violado en grupo a la otra niña.