EFEValència

Grupo Enercoop desplegará en Crevillent la primera instalación de autoconsumo energético colectivo que comenzará a funcionar en España, un proyecto piloto que supondrá ahorros de entre el 15 y el 20 % para los clientes en la factura eléctrica y estará operativa a final de año en una de sus pedanías.

Hace unas pocas semanas comenzaron las obras en un espacio público (gracias a un acuerdo con el Ayuntamiento) de una primera célula de 120 kilovatios para 70 vecinos, con almacenamiento energético de baterías de litio, que forma parte de un proyecto más amplio que prevé instalar 50 veces más para 2030, hasta 5 megavatios, con un coste de inversión de 400.000 euros.

El proyecto piloto que se está instalando en la pedanía permitirá aprender sobre variables técnicas, económicas, administrativas y sociales del modelo y "pasar del Power Point a una realidad, ir venciendo escollos" para después extrapolar la tipología a todo el municipio.

Así lo explica a Efe Joaquín Mas, director general de Enercoop, la primera compañía energética independiente de la Comunitat Valenciana y la empresa de mayor facturación del municipio alicantino, cuya matriz es la Cooperativa Eléctrica de Crevillent, con 11.000 socios.

Mas señala que es posible que existan comunidades energéticas locales en otros lugares de España con un número muy pequeño de miembros y proyectos para la creación de instalaciones de autoconsumo, pero la de Crevillent será "la primera instalación de autoconsumo colectivo realmente desplegada en la práctica" en España.

Enercoop como promotora generará el 50 % de la energía que se consume en el barrio sin ninguna inversión inicial por parte de los vecinos, un elemento que salva las barreras sociales -nos cuesta compartir, asegura- y económicas que puedan existir.

Así, la cooperativa de Crevillent -que es cooperativa histórica porque dispone de red propia de distribución- asume la inversión y comparte los ahorros con los vecinos en su factura eléctrica y, a medida que va amortizando la inversión, crece el porcentaje de ahorro.

En las fases iniciales los ahorros dependen del rol que desempeñe el consumidor, ya sea pasivo o activo, poniendo a disposición del proyecto sus electrodomésticos para adaptar su consumo a la existencia de recursos siempre bajo la premisa de que "lo que hagamos no altere el nivel de confort del usuario", según Mas.

El proyecto global, llamado "Comptem", incluye además de una instalación fotovoltaica de 5 megavatios, una aplicación para móviles destinada a que el consumidor conozca sus parámetros de consumo y a partir de ellos pueda optimizar su factura mediante cambios en la potencia contratada o en la tarifación por periodos horarios; y un sistema de información energética mediante paneles digitales colocados en espacios públicos.

Con un coste de 400.000 euros, la iniciativa cuenta con una aportación de 302.000 euros de incentivo al desarrollo de un proyecto europeo de innovación tecnológica que también se desarrolla en Austria.

Según el director de Enercoop, se debe compensar el esfuerzo de los consumidores con el pago de una tarifa más barata, y cita como ejemplo incentivar con una tarifa menor la carga de un vehículo eléctrico en el momento en que se está generando energía.

Joaquín Mas, natural de Crevillent, se incorporó a Grupo Enercoop desde la administración pública hace dos años y su intención es posicionar la cooperativa en el nuevo escenario de transición energética y transformación digital, y pasar de "un modelo fósil, nuclear, centralizado y contaminante a otro descentralizado, descarbonizado, democrático y digital, centrado en el ciudadano".

Aunque el concepto de comunidad energética está vinculado a su estrategia local, en el último año el grupo ha estado colaborando con otras iniciativas para llevar el proyecto fuera de Crevillent como socios colaboradores.

Desarrolla una de estas colaboraciones con la cooperativa eléctrica de energía verde Sapiens Energía, valenciana, que está especializada en la creación de comunidades locales de energía renovable y cuenta con proyectos en Albalat dels Sorells y Canet d'En Berenguer para la implantación de este tipo de organizaciones, actualmente en proceso de tramitación.

En Albalat instalará 53,4 kw pico de energía fotovoltaica junto con ALTERNAcoop, cuyas oficinas albergarán las placas solares de las que se beneficiarán los vecinos que vivan a 500 metros a la redonda, y además colabora con el Ayuntamiento de este municipio en otro proyecto similar, según ha indicado a Efe su presidente, Juan Sacri.

En Canet, apoya al Ayuntamiento en el asesoramiento técnico y de creación de comunidad en proyectos para la instalación de energía de autoconsumo compartido en edificios municipales y para la población.

En la pedanía de Castellar-Oliveral de València, Sapiens presta asistencia técnica y apoyo en el proceso de definición del marco de gobernanza de la comunidad energética al Ayuntamiento.

Asimismo, promueve junto con los ayuntamientos proyectos piloto en Alzira, Llíria y Fontanars dels Alforins, todos en la provincia de Valencia.

También trabaja para la Generalitat en el desarrollo del plan estratégico de comunidades energéticas locales, y participa en un centro coordinado por Avaesen junto con el IVACE y la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Unión de Consumidores, la Asociación de Administradores de Fincas y Enercoop, para desarrollar acciones de formación, información, difusión y acceso a financiación de las comunidades energéticas de energías renovables. Inmaculada Martínez