EFELoli Benlloch València

Candidatos que han aportado su furgoneta propia para hacer campaña, que han tenido que empujar el coche porque no arrancaba, o con perros en los mítines: aunque la campaña electoral de las elecciones generales del 10N ha sido la más breve de la historia, también ha habido lugar para las anécdotas.

Si alguien dudaba de que esta campaña ha sido austera, que se lo pregunte al candidato de Més Compromís al Congreso por Valencia, Joan Baldoví, quien para desplazarse a los mítines ha utilizado esta vez su propia furgoneta, que emplea para ir al campo los sábados, bautizada ya como "Baldoneta".

El vehículo en el que ha viajado la cabeza de lista del PP al Congreso por Valencia, Belén Hoyo, ha sido alquilado por el partido, pero eso no le ha eximido de verse en la tesitura de tener que empujarlo -y además dos veces- debido a que se ha quedado sin batería en dos ocasiones, ambas después de reuniones con empresarios.

Claro que hay quien no ha dudado en hacer campaña por tierra y también por mar, como el cabeza de lista del PSOE al Congreso por Alicante, Pedro Duque, quien dedicó el tercer día a sumergirse en las aguas de la isla de Tabarca y bucear junto a ocho científicos.

Los perros han tenido su protagonismo estos días, como Lucas, el "arma secreta" para el debate electoral del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien al final de un acto con familias en València mostró a Pelayo, un caniche toy similar a Lucas que es propiedad del diputado autonómico Toni Woodward y al que todos los niños quisieron acariciar.

La campaña ha dado lugar también a reencuentros, como cuando la número uno de Ciudadanos al Congreso por Valencia, María Muñoz, descubrió de casualidad en su visita al Preventorio Infantil de Real de Gandia que el director de la institución fue compañero de su padre en el Colegio Jesuitas, lo que dio lugar a que ambos se acabaran emocionando.

En los mítines no falta la música y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, fue recibido en el de Feria Valencia con los acordes de la película "Piratas del Caribe", y además una de las personas que se acercó a saludarle le regaló unos pasteles de cabello de ángel que, según aseguró después, estaban "buenísimos".

Tampoco faltan a veces las sorpresas, como cuando los asistentes al mitin de Santiago Abascal (Vox) en el recinto ferial de Alicante se cruzaron con gente disfrazada de personajes de videojuegos: eran asistentes al Salón del cómic y del videojuego que se celebraba en el recinto contiguo, y en el que algún militante se coló por error.

Los partidos admiten que la campaña se juega también en las redes sociales, y por ello Compromís convirtió en viral a Mari Carmen, una jubilada militante del partido que se dedicó a comentar desde el Twitter de Compromís el debate entre los candidatos a la presidencia del Gobierno, en el que Mónica Oltra ha confesado que se durmió mientras lo veía.

En la campaña también ha habido hueco para las confidencias: como la de Oltra, coportavoz de Compromís, quien desveló que su primer encuentro con su actual socio de coalición, Íñigo Errejón, "no fue afortunado", aunque mejoró después, cuando se tomaron una cerveza en el barrio del Carmen.

La relación se consolidó en las Fallas de 2018, en las que fue fallera mayor de su comisión y le invitó a visitarla. Oltra se retiró pasadas las tres de la mañana y su invitado se quedó, aunque se desconoce qué hizo este a partir de entonces: "Lo que pasa en las Fallas, se queda en las Fallas", se limitó a decir Errejón, al que mucha gente le llama, según asegura, "el chico de las gafas".