EFEValència

Cinco personas han sido detenidas cuando transportaban media tonelada de cocaína en una embarcación de recreo que había hecho escala en Las Azores tras zarpar de València y pasar por varios puntos del este de Brasil.

Según ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado, la operación ha sido desarrollada por agentes de la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

Todo ello en cooperación con el Dutch Central Criminal Investigation Division de la Policía de Países Bajos, Policía de Estonia y la Policía Judiciaria de Portugal, coordinados por el Centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia del Narcotráfico (MAOC-N) y Europol, en una investigación que dirige el Juzgado de Instrucción número 2 de los de Orihuela (Alicante).

Los miembros de la organización trataban de introducir en España más de media tonelada de cocaína y otras sustancias estupefacientes mediante habitáculos ocultos alojados en una embarcación de recreo identificada como Imagine, propiedad de una empresa holandesa registrada a nombre de uno de los integrantes.

Dicha investigación se inició con motivo de un auxilio judicial internacional que se inicia en virtud de solicitud de cooperación internacional de otros países de la Unión Europea, que permitió conocer y detectar las actividades previas que se estaban desarrollando desde España.

La policía tuvo constancia de que los miembros de la banda se habían entrevistado en Barcelona, València, Huelva, Granada y Las Palmas de Gran Canaria en varias ocasiones, y que tenían conexiones internacionales con otros países como Países Bajos, Estonia, Brasil, Reino Unido o Portugal.

En mayo de 2018, la organización delictiva realizó diversas gestiones administrativas y técnicas desde el Puerto de València para la puesta a punto de la citada embarcación y su aprovisionamiento para una navegación desde València a Las Palmas de Gran Canaria.

Posteriormente se desplazó a Fortaleza, Natal, Salvador de Bahía, Río de Janeiro e Itajaí (Brasil) y de regreso hasta las islas Azores (Portugal), donde fue intervenido por las autoridades policiales de Portugal a petición de España y Países Bajos.

La organización disponía de teléfonos de seguridad utilizados exclusivamente para materializar sus actividades criminales, hecho que dificultó enormemente tanto la labor policial como su seguimiento a través de los países a los que viajaban para avanzar la operativa.

Asimismo, se detectaron desplazamientos por vía terrestre, marítima y aérea, utilizando siempre aeropuertos y puertos diferentes en su origen y destino, viajando siempre separados para evitar ser relacionados, y modificando continuamente y de manera repentina e improvisada las rutas declaradas a las autoridades marítimas de los Países Bajos, bajo cuya jurisdicción navegó la embarcación.

El día 10 de julio de 2019, mediante diferentes herramientas de cooperación internacional a nivel judicial y policial entre países involucrados, y tras detectar el desplazamiento de la embarcación con rumbo a Europa, se ejecutó una actuación policial coordinada que tuvo por objeto la interceptación de la embarcación y sus tripulantes.

Los detenidos son de nacionalidad estonia, británica y holandesa, y en el momento de ser detenidos llevaban media tonelada de cocaína, 520 gramos de cristal y un arma de fuego con el número de serie borrado, además de dinero en efectivo. EFE

jfg