EFEBenicàssim (Castellón)

El Consell ha aprobado este viernes el decreto ley por el que se aprueba la concesión directa de ayudas de 300 euros a los trabajadores autónomos que desarrollan su actividad en los subsectores que se han visto especialmente afectados por el incremento de los costes energéticos derivados de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Estas ayudas directas se abonarán en un solo pago y serán compatible con la ayuda de 200 euros anunciada por el Gobierno central, ha informado la portavoz del Consell, Aitana Mas, en su primera rueda de prensa tras sustituir a Mónica Oltra en la vicepresidencia del Gobierno valenciano.

Podrán acogerse a estas ayudas las personas trabajadoras autónomas que estuvieran dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) desde el 24 de febrero de 2022 hasta la fecha de publicación de esta convocatoria.

Con esta línea de ayudas, que tendrá una dotación total de 45 millones de euros, se verán beneficiadas 150.000 profesionales que trabajan por cuenta propia en cerca de 350 actividades económicas en la Comunitat que están siendo afectados especialmente por la subida de precios de la energía y de algunas materias primas como consecuencia de la crisis generada por la invasión de Ucrania.

La presentación de la documentación y el resto de trámites relacionados con estas ayudas se realizará a través de medios electrónicos con el fin de simplificar los procedimientos administrativos.

El Consell se ha reunido este viernes en Benicàssim con motivo del 40 aniversario del Estatuto de Autonomía, que se empezó a redactar en esta localidad castellonense, y ha aprobado una declaración institucional para conmemorar este texto.

El Gobierno valenciano reconoce la "contribución de las personas que tuvieron que sacrificar aspiraciones profesionales para ganar derechos y recuperar las instituciones propias".

La declaración reivindica el espíritu de Benicàsim, "cuya esencia continúa vigente cuatro décadas después, como vínculo de los cinco millones de valencianos".

El texto aprobado hoy por el Consell también recalca que el Estatut “es la piedra angular de un proyecto político que ha permitido una profunda transformación social y material en distintos ámbitos, hitos derivados del despliegue competencial de 1982 –y de la posterior reforma de 2006– que singularizan la Comunitat Valenciana dentro del mapa autonómico español. El Estatut, sin duda, ha sido una palanca de progreso, de avances y de prosperidad para la sociedad valenciana”.

A su vez, la declaración institucional incide en la necesidad de recuperar la capacidad de legislar en materia de derecho civil, la finalización del Corredor Mediterráneo y la gestión de una red de transportes que cohesione el territorio y ayude a combatir la despoblación.

Tal y como señala el texto, “el Estatut tiene que ser la palanca de la sociedad valenciana para responder a desafíos globales como la sostenibilidad y la emergencia climática, la digitalización de la sociedad, el pacto energético, la nueva economía del conocimiento, las rendijas territoriales y demográficas, y la superación de todas las desigualdades”.