EFEAlicante

El matrimonio formado por los alcaldes de los municipios alicantinos de El Verger y Els Poblets, Ximo Coll y Carolina Vives, que siguen pendientes de una sentencia judicial por haberse saltado el turno de vacunación en enero de 2021, han suspendido la actividad después de dar positivo en la covid-19.

Según ha confirmado Coll, ambos alcaldes suspendidos de militancia por el PSPV-PSOE se encuentran "bien" y no han sufrido más síntomas que los de un "resfriado".

Coll tiene previsto reincorporarse a las funciones de alcalde de El Verger el próximo viernes, lo que causará un aplazamiento del pleno de mañana, jueves, mientras que la alcaldesa de Els Poblets lo hará antes, incluso a lo largo de la jornada de hoy.

Ésta última, Carolina Vives, comenzó a sentirse mal el miércoles día 19 pero el test dio negativo y, al día siguiente, viajó a Madrid para participar en la feria de turismo Fitur.

"Las pruebas salían negativas, por lo que pensábamos que era solo un resfriado", ha relatado Coll, "pero una vez en Madrid, me avisó de que había dado positivo".

Por su parte, el alcalde de El Verger cumplió con "todas las medidas de seguridad posibles" en la instalación ferial madrileña y regresó el viernes, a pesar de lo cual ese mismo fin de semana cayó infectado.

Coll y Vives fueron objeto de la polémica por recibir la vacuna saltándose los protocolos establecidos en enero de 2021, al comenzar el proceso de inmunización en España.

Tomaban un aperitivo en un bar situado frente al centro de salud de El Verger cuando la responsable del centro sanitario les ofreció inocularse junto a cinco agentes de la Policía Local porque habían sobrado siete viales.

Al conocerse estos hechos, la Conselleria de Sanidad abrió un expediente a ambos alcaldes, que entonces gobernaban bajo las siglas del PSPV-PSOE, partido que los expedientó y suspendió de militancia.

En junio de 2021, la Fiscalía Anticorrupción de Alicante interpuso una denuncia contra ambos y también contra Bernabé Cano, alcalde popular de La Nucia, todos por una supuesta recepción irregular de la vacuna contra la covid-19.

En opinión del ministerio público, los primeros ediles denunciados se aprovecharon de sus cargos públicos para inocularse antes que la población general y sin formar parte de ningún grupo de riesgo o prioritario, por lo que les atribuye un presunto delito de cohecho impropio pasivo.

Coll y Vives declararon como investigados el pasado noviembre frente a la titular del juzgado de Instrucción 2 de Dénia y se está a la espera de resolución.