EFEValència

El área mediterránea pierde, cada año, unas 0,5 toneladas de suelo fértil por hectárea debido a la erosión del suelo, casi el doble que la media europea, según revela un estudio donde ha participado la Universitat de València.

El proyecto "Expansión inclusiva de las acciones de restauración de los agroecosistemas del Mediterráneo", hecho público este miércoles, señala que los recursos hídricos de la zona se encuentran bajo constante presión debido a eventos meteorológicos intensos y causas antrópicas como el cambio climático, la urbanización, el crecimiento demográfico y la sobreexplotación de los recursos.

Estos hechos presionan al suelo hacia la degradación y la desertificación, según ha informado la UV, que participa en el proyecto europeo 'Horizonte 2020 PRIMA REACT4MED' junto a once socios de nueve países europeos.

El objetivo de ese proyecto es restaurar ecosistemas agrarios mediterráneos y evitar la degradación del suelo y la desertificación, dos de los mayores riesgos para la conservación de los ecosistemas y medios de vida de las comunidades mediterráneas.

El catedrático de Geografía Física de la UV y experto en erosión Artemi Cerdá lidera la parte española del proyecto, con una propuesta en la cuenca del río Cànyoles, que se basa en una cubierta de abonos verdes y restos de poda que será tratada como una alternativa a la erosión en el entorno del principal río de la comarca valenciana de la Costera.