EFEValència

El obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero ha atribuido al cardenal arzobispo de esta archidiócesis Agustín García Gasco, ya fallecido, la responsabilidad de las contrataciones efectuadas por la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias para preparar la visita del papa a València en 2006.

Escudero ha comparecido este miércoles en calidad de investigado ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Valencia, que investiga supuestos delitos de prevaricación administrativa, malversación y fraude a la Administración, presuntamente cometidos al no respetar las normas generales en las referidas contrataciones.

Según han explicado a EFE fuentes conocedoras de su declaración, Escudero ha atribuido la dirección de la Fundación, así como los contratos y adjudicaciones, a García-Gasco, que murió en Roma en 2011 a los 80 años.

Estas fuentes han explicado que en el interior de la sala Esteban Escudero ha afirmado que la fundación era privada, que pertenecía en su integridad a la diócesis y que estaba gobernada por el cardenal García-Gasco, y por encima de él, por dos cardenales de Roma y el papa.

Según su relato, la presencia de las administraciones públicas en la Fundación (Ayuntamiento de València, Diputación de Valencia y Generalitat) fue testimonial y simbólica, con aportaciones mínimas legales de 10.000 euros.

Asimismo, ha relatado que el resto de los fondos que manejó la Fundación fue propio de la archidiócesis o procedió de donativos y aportaciones de los fieles, como las realizadas para la compra de una mochila con un "pack del peregrino".

Por otra parte, ha apuntado que la deuda contraída tras la visita del papa se debió básicamente a que a València llegaron medio millón menos de los dos millones de peregrinos que se previó, y que esa deuda se subsanó mediante una aportación de dos millones de euros por parte del Arzobispado y rebajas en las pretensiones de cobro por parte de las empresas adjudicatarias de contratos.

Y también con el pago, por parte de la Generalitat, de 3,3 millones de euros hasta el momento de la liquidación de la Fundación, en 2014.

Tras declarar durante cerca de una hora y media, el obispo auxiliar de Valencia ha asegurado a los periodistas que aguardaban fuera del juzgado que desconocía si la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias tenía carácter público o privado.

"Eso lo dirá la Justicia", "yo esas cosas no las sé", ha asegurado Escudero a la salida del Juzgado de Instrucción número 5.

El obispo auxiliar ha asegurado que tiene la conciencia "perfectamente tranquila. En caso contrario no podría celebrar misa mañana", ha precisado para insistir en que todo lo que se realizó con motivo del Encuentro Mundial de las Familias "fue correcto y legal".

"No hay nada que declarar", ha repetido en varias ocasiones ante las preguntas insistentes de los periodistas sobre la responsabilidad del Arzobispado en las contrataciones, el papel que pudo desempeñar el exvicepresidente del Gobierno valenciano y ex director general de la Policía, Juan Cotino, en las mismas u otras cuestiones al margen, como han sido las relativas a su acceso por la puerta trasera de los juzgados, algo que no le estaba permitido. EFE

jfg/cbr

(foto)