EFEValència

El candidato de Vox a la alcaldía de València, José Gosálbez, confía en repetir en las elecciones municipales el "resultado terriblemente bueno" de los comicios del 28A y asegura que tenderá la mano a PP y Ciudadanos (Cs) sin con ello logran "echar a la extrema izquierda" del Ayuntamiento.

En una entrevista con EFE, Gosálbez defiende que su formación trae "frescura, nuevas ideas y ningún tipo de carga ni hipoteca política" y apuesta por "auditar" por completo el consistorio para darle una "estructura comedida" que permita bajar los impuestos, así como por conseguir una ciudad "limpia", "segura" y "habitable".

Asegura que afronta los comicios con "muchísima esperanza tras los resultados del 28A, que han sido extraordinarios, porque subir un 6.600 el número de votos es un resultado terriblemente bueno", y que confía en lograr un "buen resultado" con el "fin primordial de sacar a la extrema izquierda del gobierno de Valencia".

El candidato de Vox sostiene que, "evidentemente, hay algunos partidos" con los que "no" podrán hablar tras las elecciones: "Con los tres partidos de la extrema izquierda y la izquierda es imposible pactar".

De hecho, explica que el alcalde de València, Joan Ribó, se ha "negado" a recibirle, pues ni siquiera ha respondido a su petición de reunirse porque le parecía "lógico y educado" presentarse, ya que iban a ser "contrincantes políticos".

"Con PP y Cs yo no tengo ningún problema en sentarnos en una mesa y hablar del gobierno de la ciudad sea cual sea el resultado. Sea yo el primero, segundo o el tercero les tenderé la mano si así conseguimos entre los tres echar a la extrema izquierda", asevera.

Gosálbez pide el voto para su formación porque van "a hacer que Valencia vuelva a ser la ciudad que nunca debió dejar de ser".

"Me imagino toda la ciudad mucho mejor que ahora, más limpia, segura, habitable, con parques y jardines en condiciones y las zonas deportivas cuidadas, una Valencia infinitamente mejor", asegura el candidato a alcalde.

Para Gosálbez, debe ser una ciudad "donde los comerciantes no sufran la competencia ilegal de los manteros, donde se defienda la propiedad privada frente a los okupas. En definitiva una ciudad donde vivamos juntos y en paz", ha precisado.

Su prioridad, si gana la alcaldía de València, es "una triple auditoría de todo el ayuntamiento", desde el punto de vista económico, de procedimientos y de la propia estructura de la administración local.

"El objetivo es conocer qué es lo verdaderamente necesario en el Ayuntamiento para que los servicios públicos se lleven a cabo y todo lo que es innecesario sea objeto de ahorro con el fin primordial de poder bajar los impuestos", sostiene.

Y ahonda: "Decimos que vamos a bajar los impuestos pero no sin más, los vamos a bajar porque vamos a hacer que el ayuntamiento tenga la estructura que tiene que tener, no una estructura mastodóntica sino una estructura comedida, la que tiene que tener".

Uno de los asuntos que le preocupa es el comercio y asegura que es "fundamental" cuidarlo porque "se sienten bastante desamparados en el tema de manteros y la reducción de las terrazas", una medida "sangrante" porque "reduce sus posibilidades de negocio".

"La bajada del IBI, la eliminación de la plusvalía municipal y la reducción de todas las tasas municipales están dentro de las medidas que queremos adoptar", agrega..

Aunque confía en derrotar a la izquierda, defiende que si ganara ese bloque, Vox hará una "oposición frontal, dura, contundente y poniendo negro sobre blanco en todas las cuestiones que sea menester, poniendo encima de la mesa todas las cuestiones que los ciudadanos nos van denunciando".