EFEValència

El portavoz municipal de Vox en València, Pepe Gosálbez, sostiene que la peatonalización de la plaza del Ayuntamiento o los carriles bici debería estar en el planeamiento sobre el modelo de ciudad y "no ser una ocurrencia", además de ser consensuados y beneficiar a vecinos y comerciantes.

En una entrevista con EFE, propone también que el Ayuntamiento asuma el control de la "descontrolada" Empresa Municipal de Transporte (EMT) y asegura que le pone de nota en la gestión del coronavirus al alcalde, Joan Ribó, "un 4 raspadito, siendo benévolo".

Asegura que "tal y como está planteada", no le gusta la peatonalización de la plaza del Ayuntamiento porque que "no" debería ser algo puntual de parte de la ciudad sino "un asunto de planeamiento, de pensar en el modelo de ciudad y ser útil" para ciudadanos, turistas y comerciantes.

"La ciudad debe ser cómoda para moverse de un punto a otro y en este momento no lo es. Están creando lugares a los que es difícil acceder", sostiene y defiende: "Es una cuestión de planeamientos y de pensarlo y no de tener una ocurrencia de 'lo voy a hacer así y lo voy a hacer ahora'".

Ha reprochado que la EMT sigue "dando que hablar" por la falta de transparencia y la "nefasta gestión" del concejal Giuseppe Grezzi, que cuela "directores a 72.000 euros" y cuyos directivos "han pasado de poder hacer contratos de 3.000 euros a poder hacerlos de 180.000".

"Es una sociedad totalmente descontrolada y haría falta que el Ayuntamiento, como propietario y titular, metiera mano y controlara su gestión", afirma.

Según Gosálbez, "no se trata de decir carril bici sí o carril bici no", sino de hacer un buen planeamiento porque son "una grandísima idea para una ciudad tan plana" pero no a costa de la movilidad, que es "cada vez peor".

"No lo digo yo, lo dicen taxistas, repartidores y comerciantes. Hace unos años se atravesaba la ciudad de norte a sur sin problemas y con bastante agilidad y hoy en día es terrible circular. Parece que tiene -el gobierno local- un problema contra el vehículo privado y lo pagamos todos los valencianos", agrega.

El portavoz de Vox ha reprochado lo que llama el "rodillo de Ribó" para tumbar propuestas de su grupo beneficiosas como la reducción de la plusvalía en caso de herencia de fallecidos por covid-19 o aumentar la ayudas a pymes y autónomos, que solo han beneficiado a un 8 %.

Recuerda que solo han "medio aprobado" una iniciativa suya sobre la colocación de contenedores de aceite usado aunque la pospusieron a 2021 y pide a Ribó que si presentan algo positivo para la ciudad, lo apoye "y no ideologice todo".

A su juicio, la gestión municipal de la pandemia ha estado "muy mal", con un Ribó que en febrero hizo un llamamiento "contra la hipocondría, como si los que veíamos lo que venía estuviéramos todos locos", y a quien le ha "fallado la comunicación" para concienciar a la población y evitar los actuales rebrotes.

"Tenía que haber comunicado mejor y hacer lo que le hemos pedido por activa y por pasiva: el reparto de mascarillas a toda la población y pruebas PCR, si se podía, para conocer cómo estaba la situación y decidir quién salía a la calle, se quedaba en casa o iba a un hospital", añade.

Argumenta la negativa de su grupo a apoyar el acuerdo para la reconstrucción poscovid, sustentado por los grupos de gobierno -Compromís y PSPV- y el resto de la oposición -PP y Ciudadanos-, al considerar que se debería "haber exigido responsabilidades y saber por qué la pandemia nos ha atacado de forma tan feroz".

"No sé qué porcentaje de responsabilidad tiene el gobierno estatal, autonómico o local pero los gobernantes son los responsables de lo que sucede. Si se ponen medallitas con lo bueno, con lo malo hay que darles reprimendas y buscar responsables", sostiene.

Para Gosálbez, un nuevo confinamiento "sería letal" para la economía aunque lo importante "es salvar vidas" y habría que buscar un "equilibrio entre el cuidado de la salud de las personas y el de la economía" y en ese punto, cree que es "fundamental concienciar a la gente de que tome las medidas necesarias".

Ve "imposible" que València pueda salir reforzada, especialmente con un "alcalde ausente, con horario medido de mañanas y tardes" y defiende que son concejales 24 horas al día, 365 días al año y Ribó "es un concejal más con el puesto de alcalde y debería dar ejemplo".

Critica que en una situación como la actual, "no se han de ahuyentar inversiones como hizo Ribó con la Noria" o como hace al reducir las viviendas de los distintos PAI que, apunta, pueden suponer reclamaciones de hasta 50 millones por parte de los promotores.

"Es una gestión absolutamente irresponsable por parte de Ribó y creo que su primera misión es cuidar y proteger a los valencianos, algo que no hace, y de las inversiones muchísimo menos", concluye.