EFEValència

La Policía de la Generalitat investiga a un hombre como presunto autor de un delito contra el patrimonio histórico tras pintar siete murales y la bóveda interior de la ermita de San Cristóbal de Alcoi, declarada Bien de Relevancia Local y que data del siglo XIV.

El hombre actuó desobedeciendo la prohibición del Ayuntamiento de la localidad, que le había denegado el permiso para intervenir el recinto. El caso ya se ha remitido a los tribunales para que inicie el trámite judicial, ha informado la Generalitat en un comunicado.

Los agentes de la unidad de Patrimonio localizaron a este ciudadano después de que él mismo acudiera hace unos meses a diferentes medios de comunicación locales a contar cómo había decorado esta ermita protegida del siglo XIV, ubicada en la Sierra de Mariola, durante el verano de 2020.

A pesar de la prohibición del Consistorio, reconoció haber pintado siete murales y la bóveda del interior porque, según declaró a los agentes, “la inquietud e inspiración pudo más”.

En su testimonio ante la Policía de la Generalitat en calidad de investigado, el hombre confirmó tener conocimiento de que la ermita de San Cristóbal, por su valor histórico, goza de protección como Bien de Relevancia Local.

Según explicó, no pudo acabar su intervención porque se cayó del andamio que utilizaba, situado a 5 metros de altura, y se fracturó las dos muñecas.

La Policía de la Generalitat ha levantado un atestado contra el hombre por un presunto delito contra el patrimonio histórico y ha dado cuenta a la Fiscalía Provincial de Alicante para que abra una investigación judicial.

El artista se enfrenta a una multa, además de tener que pagar el coste de reparación de los daños ocasionados en los muros protegidos de la ermita.