EFEValencia

La exconsellera de Cultura Trinidad Miró ha asegurado este lunes que desconocía cómo se gestaban y gestionaban los patrocinios del Palau de les Arts, si bien ha admitido haberse reunido con la exintendente Helga Schmidt y el empresario José Antonio Noguera cuando éstos pusieron en marcha Patrocini de les Arts.

Miró ha comparecido en calidad de testigo ante la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, que hoy ha celebrado la quinta sesión del juicio por las supuestas irregularidades en la gestión del coliseo operístico.

"Un día vinieron a verme Schmidt y Noguera, como persona relevante de la sociedad valenciana, para informarme de que tenían idea de poner en marcha un ente para captar patrocinios y que contaban para ello con personas de reconocido prestigio. Se nos comenta que ese ente iba a estar relacionado directamente con el Palau de les Arts", ha asegurado la exconsellera a preguntas del fiscal.

En esa reunión, según ha explicado Miró, el entonces secretario autonómico de Cultura, Rafael Miró, "les dijo que tenían que recurrir a los servicios jurídicos 'internos y externos' para que les comunicasen la forma de poner en marcha el proyecto".

Y tras ese encuentro, ha admitido la exconsellera, ya no habló más con Schmidt sobre los patrocinios: "no supe cómo terminó de montarse el proyecto, aquello fue una reunión protocolaria e informativa. Una reunión con un conseller no es de trabajo".

"No sé quién hacía la captación de patrocinios, cuando llegué -al cargo, en 2007- ya había varios en el patronato de la Fundación, pero no sé ni cómo se buscaron ni como se gestionaron, no era mi cometido", ha agregado.

Preguntada por el contrato que la Fundación del Palau suscribió con la empresa Patrocini de les Arts en 2008 para la externalización de la gestión de los patrocinios, y que según se ha expuesto en la sala por parte de los letrados de las defensas pasó por una comisión ejecutiva presidida por la exconsellera, ésta ha afirmado que "no recuerdo ningún contrato. No he sabido nunca cómo se buscaban los patrocinios".

Sobre el informe que avalaba la legalidad de la actividad de Patrocini de les Arts realizado por el entonces presidente del Consell Jurídic Consultiu, Vicente Garrido, y que, según otros testigos fue remitido a la exconsellera, Miró ha indicado que "nunca he tenido una reunión de trabajo con él, le veía en la ópera, no sé si me comentaría algo".

También ha comparecido en calidad de testigo la ex directora general de Organización de la Generalitat Henar Molinero, quien ha explicado que los responsables de Patrocini de les Arts acudieron al Palau de la Generalitat en 2008 "para hablar únicamente del evento Viva Europa", y que Presidencia veía con buenos ojos esta iniciativa porque "era importante para la ópera y la ciudad de València".

Tras Molinero han declarado, también en calidad de testigos, varios consejeros de Patrocini de les Arts, entre ellos la empresaria Agnés Noguera, quien ha explicado que los 300.000 euros que el Palau de les Arts abonó a Patrocini para la realización del primer festival Viva Europa en 2009 "se dedicaron a varios eventos" posteriores.

Según han explicado otros testigos ante el tribunal, Sebastián Carpi, suegro de Joaquín Maldonado, se puso en contacto con Dragados y ACS; Noguera con Juan Luis Cebrián, del grupo PRISA, Rodolfo Martín Villa, entonces presidente de Sogecable, y Carlos Turró, de Cleop; y Javier Serratosa con Gazprom, a través del embajador ruso en España.

En este juicio se acusa por delitos de prevaricación, malversación de caudales y falsedad documental al ex director financiero del Palau, Ernesto Moreno, al empresario Joaquín Maldonado, al abogado José Antonio Noguera y al excónsul de Francia en Valencia y empresario Pablo Broseta, que se enfrentan a penas de 8 años en el caso del primero y 7 el resto.

Hasta su reciente fallecimiento, Schmidt constó también como investigada por prevaricación y malversación.