EFELa Pobla Llarga (Valencia)

La madre de Wafaa Sebbah siempre ha relacionado la desaparición de su hija con su entorno próximo y con su núcleo de amistades, según ha manifestado este viernes la alcaldesa de La Pobla Llarga, Neus Garrigues.

"Siempre ha dicho que alguien de su entorno sabía más de lo que decía", según ha dicho Garrigues a los medios de comunicación tras el hallazgo el jueves del cuerpo de la joven desaparecida desde hace diecinueve meses y la detención de David S.O., de 30 años, por su supuesta participación en los hechos.

Según la alcaldesa, la madre de la joven -que tenía 19 años cuando desapareció- está "destrozada" después de 19 meses sin tener noticia de su hija y de conocer ayer el hallazgo de su cadáver.

El único consuelo es que "la agonía" de la localización del cuerpo solo se ha prolongado durante 24 horas, ha dicho la alcaldesa sobre estos hechos, que están siendo "muy dolorosos" para este pueblo.

Han sido unos meses complicados y este martes, aunque las noticias no eran esperanzadoras, existía la esperanza de que la joven estuviera retenida pero viva, según ha comentado. Durante este tiempo el consistorio ha dado "todo el soporte" a la familia y ha participado en las concentraciones de cada mes.

El Ayuntamiento de La Pobla Llarga ha decretado tres días de luto por la muerte de Wafaa y va a dedicar el 17 de junio a rendir homenaje a la joven y a reivindicar la lucha contra la violencia machista.

Una amiga de la asesinada, Tania Puchades, ha afirmado que el detenido, conocido como "el Tuvi", la acosaba por teléfono y no paraba de molestarla. El día de su desaparición, Wafaa estuvo en casa de Tania y, al irse, le dijo que regresaba a su casa.

Pero "se ve que 'el Tuvi' estaba fuera y se la llevó", ha manifestado Tania, que conoce al detenido desde que iban al colegio y había escuchado de él que "pasaba drogas" y era un maltratador, e incluso ha asegurado que tiene una escopeta no registrada.

"Es un chico muy posesivo y muy agresivo", ha reiterado esta amiga de Wafaa, que desconocía que ambos tenían relación y afirma estar "conmocionada" por lo sucedido, aunque ahora "al menos puede descansar en paz".

Según ha relatado, la semana pasada coincidió con él en la oficina de empleo y lo vio "nervioso", pero le pidió su teléfono porque ella estaba colaborando con la Guardia Civil en la investigación sobre la desaparición de la joven.

Dos vecinas han indicado que en el pueblo están "muy afectados" y "en shock". Al menos, ha dicho una de ellas, los padres "ya saben lo que ha pasado y, donde esté, que vuele alto".