EFEValència

El temporal de lluvias de la Semana Santa ha beneficiado al campo y la ganadería de la Comunitat Valenciana en términos generales, si bien el exceso de hidratación ha provocado rajado en algunos frutos de hueso como nísperos y nectarinas.

Según una primera evaluación hecha a EFE por el secretario general de La Unió, Carles Peris, a falta de la concreción de los daños, las lluvias continuadas han afectado a cultivos precoces de níspero y nectarina en las zonas de Callosa d'En Sarrià y la Pobla del Duc, que han sufrido "cracking" o rajado por exceso de agua.

También la cereza, un cultivo muy sensible, podría haber resultado afectada en la zona del Maestrat, en La Salzadella, aunque es pronto para cifrar los daños.

Se ha registrado rotura de ramas y daños en caminos en la última fase del temporal, aunque son efectos de escasa consideración, según Peris.

En términos generales las lluvias han sido "bien recibidas" después de un periodo de sequía bastante largo, especialmente en zonas de interior donde existían "problemas serios" de desarrollo de cultivo en almendro, olivo, vid y cereales.

Además de los beneficios para los cultivos, la lluvia ha recargado las reservas hídricas al llover en las cabeceras de los ríos y los acuíferos de la costa, y ha mejorado los pastos, por lo que los ganaderos tienen menos dependencia de los piensos, ha explicado el secretario general de La Unió.