EFEVillajoyosa (Alicante)

Los tres menores de 3, 9 y 14 años que han quedado huérfanos después de que su padre degollara a su madre antes de suicidarse arrojándose por un puente en Villajoyosa (Alicante) se encuentran ahora bajo tutela de la Generalitat Valenciana mientras se estudia la mejor solución para ellos.

La subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, ha participado en una concentración de un minuto de silencio convocada por el ayuntamiento en Villajoyosa y al término ha confirmado que no constaban denuncias previas en este caso y que, por lo tanto, no había registro alguno en el sistema Viogén.

Ha señalado que los tres huérfanos reciben atención en estos momentos por parte de psicólogos y de los servicios sociales y que están bajo la tutela de la Administración valenciana "hasta que se decida qué se puede hacer".

En todo caso, ha continuado que los menores cuentan con familiares, con los que se está hablando para dar a los pequeños "la mejor protección y la mejor solución".

"Estos niños están en estado de 'shock' porque han perdido a una madre y se han quedado sin nada", ha enfatizado la subdelegada del Gobierno, quien ha insistido en que las administraciones van a velar "por que estas tres criaturas tengan la mejor protección".

Poblador se ha referido al golpe que ha supuesto este último crimen machista y al "duro trago" que pasan los vecinos de Villajoyosa, y ha expresado su apoyo "a todas las víctimas que sufren violencia de género".

En este punto, ha apelado a que "todo el mundo se comprometa en la lucha" contra esta lacra frente a "los discursos xenófobos y negacionistas de aquellos que niegan la violencia de género".

"Nadie que esté comprometido con la lucha por la igualdad puede ponerse de perfil, nadie, porque el negacionista alimenta el machismo y la violencia de género", ha repetido.

Se ha dirigido, especialmente, a las mujeres que sufren esta violencia "en silencio" y les ha animado a denunciar porque "no están solas".

Poblador ha afirmado que existen mecanismos legales y que el Gobierno tiene como prioridad en su agenda la lucha contra la violencia machista, a la que dirige anualmente 40 millones de euros a disposición de los municipios.