EFEValència

Los gimnasios y los centros deportivos valencianos, obligados a cerrar sus instalaciones por las restricciones establecidas por la pandemia del coronavirus covid-19, han exigido la reapertura de sus instalaciones durante una protesta realizada este viernes en la plaza del Ayuntamiento de Valencia en la que han ofrecido en la calle clases gratuitas de yoga, baile o exhibiciones de artes marciales.

Durante la concentración, el sector del fitness y la actividad física de la Comunitat Valenciana ha recordado que los centros deportivos son lugares "seguros", y ha explicado que los contagios en sus instalaciones son "inferiores al 0'3%".

El representante de la plataforma "Defiende tu Centro Deportivo", Uwe Henningsmeyer, ha comentado que la apertura de los centros deportivos es "una lucha de todos", y ha lamentado que las instalaciones lleven 44 días cerrados, pese al "esfuerzo económico realizado para adaptarnos a la situación", al tiempo que ha exigido los datos en los que la administración se ha basado para mantener el cierre de los gimnasios.

"Más de 2.000 empresas del sector en la Comunitat Valenciana han cerrado", ha lamentado Henningsmeyer, que ha pedido la apertura inmediata de los gimnasios y ha calificado de "insuficientes" las medidas adoptadas por la administración para la práctica deportiva.

El portavoz de la plataforma "Defiende tu Entrenamiento", Vicente Gómez, ha recordado que más de 400 empresas de la Comunitat han pedido la reapertura de los centros y seguirán con diferentes protestas en caso de no reabrirse.

"València no puede permitirse que el sector deportivo esté cerrado", ha puntualizado Gómez, por lo que ha defendido la necesidad de mantener una sociedad sana y equilibrada."No hay motivos para que sigamos cerrados", ha recalcado.

El presidente de la Asociación de Centros Deportivos de la Comunitat, Juan Carlos Gómez-Pantoja, ha calificado de "inaudito e incomprensible" la situación que viven estas instalaciones, y ha agradecido el respaldo de los partidos políticos que han respaldado la protesta, como el Partido Popular y Ciudadanos.

La protesta, en la que los participantes han hecho sonar silbatos y han coreado frases como "somos salud" y "queremos trabajar", ha contado con la deportista tricampeona del mundo de aerobic y formadora de profesionales del sector deportivo, Carmen Valderas.

Valderas ha leído un manifiesto en el que se destaca que la práctica deportiva "a manos de profesionales es esencial para la salud", además de recordar que el ejercicio reduce patologías respiratorias, entre otras, y ha defendido la seguridad de los centros de entrenamiento y la existencia de mecanismos de control para garantizar la salud de los usuarios.

A continuación se ha guardado un minuto de silencio para recordar los centros deportivos que han cerrado a causa de la situación de pandemia y de sus trabajadores afectados, y a su término las diferentes asociaciones deportivas y gimnasios han realizado clases de yoga, de pilates, bailes y diferentes exhibiciones de Whushu Kung-Fu, entre otros.

Algunos centros deportivos han podido mantenerse abierto gracias a diferentes alternativas planteadas, como "Gent Sana", un centro ubicado en la localidad castellonense de Vinaròs, que ha comentado que han podido seguir con las clases de flamenco y danza clásica contemporánea, ya que forman parte de un plan de estudios oficial, pero otras actividades similares, como "hip-hop", no pueden realizarse.

El centro "SkullCrossfit" de Chiva se ha adaptado a la situación y ha conseguido mantener grupos de cuatro personas al aire libre, pero han explicado que están "sufriendo" pérdidas con estas limitaciones.

Un representante de "Urban Sport", centro deportivo y gimnasio de karate ubicado en Alzira, ha explicado que solo pueden entrenar los deportistas federados que están preparándose para competiciones nacionales o europeas, situación que limita la práctica a un grupo muy erducido de deportistas.