EFEValència

Los grupos del Botànic -PSPV, Compromís y Unides Podem- han defendido que en la propuesta de implantar una tasa turística en la Comunitat Valenciana caben todos porque su aplicación es voluntaria por parte de los ayuntamientos, mientras la oposición ha asegurado que solo servirá para arruinar el turismo.

En el pleno de Les Corts Valencianes se ha debatido este miércoles una moción del Partido Popular sobre la tasa turística en la que pedían al grupo socialista que se posicionara si está a favor o en contra "del turismo, de ayudar a una industria que lo está pasando mal y que genera el 15 % del PIB, de miles de trabajadores que quieren recuperar la normalidad en su trabajo, y de lo que piensa la mayoría de los valencianos".

La diputada del PSPV Trini Castelló ha asegurado que no hay ninguna experiencia nacional ni internacional que demuestre que la tasa en sus diferentes variedades haya sido perjudicial para el sector, y le ha preguntado al PP por qué se pone la tirita antes de la herida.

Tanto Ciudadanos como Vox se han pronunciado a favor de la moción del PP, cuyo diputado Manuel Pérez Fenoll ha reiterado en varias ocasiones que se trata de "una tasa de ideario político", y Compromís y Unides Podem han asegurado que los populares anuncian "una catástrofe que no se ha producido en ningún sitio".

Pérez Fenoll ha asegurado que las organizaciones del sector turístico "no quieren de ninguna forma la tasa turística" y también la rechazan la empresa familiar, los autónomos, los círculos empresariales, los jóvenes empresarios y los administradores de fincas, así como el gremio de panaderos, pasteleros y heladeros, el sector del calzado, las asociaciones de turismo interior y entidades culturales y académicas que la han estudiado.

"Si la mayoría está en contra, ¿por qué son tan cabezotas", ha preguntado el diputado, al que la síndica de Compromís, Papi Robles, ha cuestionado por no haber citado "ni una sola asociación o elemento" que sea del sector empresarial, y ha argumentado que la Federación valenciana de vecinos sí quiere la tasa.

La socialista Trini Castelló ha expuesto que la tasa, con un año de margen para su aprobación, se aplicará como mínimo en 2024 y de forma voluntaria por el ayuntamiento que quiera implantarla, y además los ingresos que genere se destinarán a inversiones y promoción, impulso y fomento del turismo, con el fin de aumentar la competitividad del sector.

"Es una oportunidad para los ayuntamientos de promover sus destinos y proteger lo que tienen", según la socialista, que ha añadido que los valencianos "no podemos ser los únicos pagafantas de eso".

El popular ha sugerido a Compromís que hable con el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, "para que les enseñe algo de turismo", y ha afirmado que el grupo socialista tiene un problema, que es Ribó, y tienen que aceptar la tasa "para que los de Compromís dejen a Ximo Puig sentado en su sillón".

Robles ha defendido que en Berlín, París o Roma se aplica la tasa y el turismo continúa funcionando, y en Baleares y Cataluña, donde el PP no se ha posicionado en contra de la tasa, "hay más turistas y más calidad del turismo". También en Turquía, Egipto y Túnez existe la tasa, ha apuntado el diputado de Unides Podem Ferran Martínez.

Desde Ciudadanos han calificado la tasa como "un error" y "una ocurrencia ideológica" que aun no tiene informe favorable de la Dirección General de Tributos, según Carlos Gracia, y Vox ha acusado a la izquierda de "falta de escucha activa" y de generar incertidumbre en "el malogrado" sector turístico.

La moción del PP se votará en el pleno que continuará el jueves, y según han anunciado, contará con el apoyo de Cs y Vox.