EFEValència

El presidente del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV), Carlos Mazón, pretende hacer de esta autonomía la primera de España en tener un impuesto progresivo a la compraventa de vivienda, una propuesta que, según dice, contemplará un tipo superreducido y ha sorprendido incluso en su propio partido por ser "demasiado avanzada".

Durante los Desayunos de la Agencia EFE en el Colegio de Abogados de Valencia, Mazón asegura que aplicar un tipo fijo del 10 % a las transacciones de vivienda, "sea cual sea el particular y sea cual sea la vivienda", es "un abuso", con el que no está de acuerdo.

Por ello, propone convertir este impuesto en "progresivo" en función del tipo de vivienda, de manera que aquellos inmuebles a partir de 650.000 euros pagarían un 9 %; hasta 300.000, un 7 %; hasta 150.000, un 6 %, y hasta 100.000, un 4 %.

Además, plantea un tipo "superreducido" del 3 % para menores de 35 años, familias numerosas, personas discapacitadas, municipios en riesgo de despoblación y víctimas de violencia de género.

"Nosotros, liberales, queremos hacer progresivo un impuesto que este tripartito -en referencia al Gobierno valenciano- mantiene al 10 %", afirma, y señala que no le preocupa que la medida pueda ser calificada de izquierdas, ya que no tiene "complejos" y si una medida es positiva la va a defender.

REBAJA DE IMPUESTOS

Esta medida forma parte de la "revolución fiscal" propuesta por este partido, que Mazón lidera desde hace justo un año, y que contempla también la supresión de los impuestos de sucesiones, donaciones y patrimonio, así como una rebaja del tramo autonómico del IRPF "a todo el mundo".

"El tripartito ha declarado que su enemigo es la riqueza, yo quiero declarar que el mío es la pobreza", señala, y por eso, destaca que en los tramos más bajos de renta la rebaja llegará hasta el 31 %, mientras que en los tramos más altos la media será de entre el 4 y el 5 %.

El presidente del PPCV defiende que todas sus propuestas fiscales están muy trabajadas, y sabe perfectamente qué afección tienen, los millones que implican y la activación económica que van a suponer, y denuncia el mantra de que "hay que mantener altos los impuestos para mantener la sanidad y la educación".

"Eso es mentira. Bajando los impuestos conseguimos que haya mucha más gente activada, cotizando, pero cotizando menos, de manera que los ingresos pueden ser incluso superiores, pero por una vía de justicia fiscal", reivindica.

PLAN DE CHOQUE PARA LA SANIDAD

Carlos Mazón afirma que sus primeras medidas si accede a la Presidencia de la Generalitat en 2023 serán su reforma fiscal y un plan de choque sanitario, pues considera que en este ámbito el desastre es de "una magnitud absoluta".

"El covid no puede ser el culpable de todo", señala, y apuesta por poner todos los recursos sanitarios que hay en la Comunitat Valenciana al servicio de lo púbico, "sin prejuicios y sin fronteras" y manteniendo "la universalidad, la gratuidad y el carácter público del servicio".

"A mí no me importa que un servicio público lo gestione una entidad profesional si el servicio sigue siendo gratuito, le ahorra dinero a los contribuyentes y hay mayor satisfacción del paciente o ciudadano", asegura, y denuncia que las reversiones de Alzira y Torrevieja solo han provocado un aumento de las listas de espera, de las quejas y de las huelgas.

LIBERTAD EDUCATIVA

En materia educativa, el líder de los populares valencianos avanza que recurrirán el nuevo currículo educativo por suponer "un golpe de muerte a la educación especial" y eliminar "la religión y la música", y apelará a la libertad para que los padres puedan elegir la lengua vehicular en la que estudian sus hijos.

Defiende que la Comunitat tiene una riqueza que es el valenciano y hay que estar dispuesto a sufragar el coste que supone su promoción, pero eso, añade, "no puede estar reñido con la libertad", y apuesta por avanzar "no hacia el bilingüismo sino hacia el trilingüismo".

"Estamos en un proceso de catalanización de la educación, no solo en lo lingüístico sino también en el modelo colaborativo", lamenta y denuncia los "continuos ataques a la educación concertada", la desprotección de la figura del profesor, y que se ponga en tela de juicio la cultura del esfuerzo.

NO A LA TASA TURÍSTICA

En materia turística, advierte de que derogará la tasa turística si llega a aprobarse en esta legislatura, y pide "no jugar con falsos dogmas" como el de que "el modelo turístico de Benidorm es el de la masificación y la explotación turística y hay que acabar con él".

"Me molesta que se diga" eso, asegura, y destaca que gracias al modelo de Benidorm "muchas rentas bajas han podido tener vacaciones en este país", además de que "el turista de calidad no es el que más dinero gasta cuando está aquí, sino el que repite".

"Aquí cada turista que venga es una fiesta. Sea del nivel adquisitivo que sea, banda de música y alfombra roja", proclama, y defiende que esta tierra tiene modelos turísticos para todos los gustos.

Para los jóvenes, Carlos Mazón propone un plan de choque contra el paro juvenil y una red valenciana por el empleo juvenil, además de una reducción de impuestos y avales para la adquisición de vivienda y de poner en marcha viviendas sociales y públicas. EFE

ca/ais

(foto)