EFEValència

Varios medios aéreos y terrestres intentan controlar los dos incendios forestales declarados esta tarde en el interior norte de la provincia de Alicante, en la Vall de la Gallinera y en Castell de Castells, y las llamas pueden afectar, en este último, a zonas habitadas.

Según el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat, ambos incendios han obligado a movilizar, al menos, a once medios aéreos (seis aviones y cinco helicópteros), así como unidades terrestres del Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante y de Valencia -el primero es una zona limítrofe entre ambas provincias-, bomberos forestales, autobombas y coordinadores forestales.

Asimismo, acaba de constituirse, para el incendio de la Vall de la Gallinera, un puesto de mando avanzado (PMA) en la carretera CV-702, entre los municipios de Llacuna y l'Orxa, al cual se dirige en estos momentos el director de la Agencia autonómica de Emergencias, José María Ángel.

Respecto al incendio en Castell de Castells, desde Emergencias de la Generalitat se ha establecido la Situación 1 del plan especial de protección ante incendios forestales, por posible afectación grave a bienes forestales y leve a otros de naturaleza no forestal, según la información que les ha transmitido un agente medioambiental en la zona.

La Comunitat Valenciana se encuentra este sábado en alerta naranja por temperaturas máximas que pueden llegar a los 40 grados.