EFEValència

La juez del caso Taula, una investigación surgida a su vez del Caso Imelsa y que se remonta al 2015, ha procesado a Marcos Benavent, autodenominado "yonki del dinero" y ex gerente de la citada empresa pública, y a otros antiguos cargos del PP valenciano, entre ellos el exvicepresidente de la Diputación de Valencia y exalcalde de Moncada con el PP Juan José Medina.

Los procesados son, además de los citados, Rafael García Barat, administrador de la empresa Thematica Events, utilizada para el desvío de fondos; dos jefas de sección del Ayuntamiento de València; el ex director financiero de Imelsa y tres empresarios.

Los delitos por los que podrían ser condenados son prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento mercantil y en oficial realizado por funcionarios, fraude en la contratación y blanqueo de capitales.

La jueza sustituta del Juzgado de Instrucción número 18 de València ha dictado un auto en el que da traslado al Fiscal para que en el plazo de diez días presente escrito de acusación de cara a la celebración de juicio oral contra los encausados o, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias. También podría pedir el archivo, aunque no es previsible.

En su relato de hechos la jueza señala el uso delictivo de fondos públicos de Imelsa con tres finalidades, la primera de las cuales era la financiación ilegal de campañas electorales. En este sentido, su auto señala que "las investigaciones llevadas a cabo permiten afirmar indiciariamente" que se usó ese dinero para sufragar campañas electorales en Moncada y Villamarchante (ambas en la provincia de València) y en las candidaturas respectivas de Juan José Medina y de Vicente Betoret para las elecciones municipales de 2008. Así, Medina habría gastado 11.782 euros de dinero público, mientras que el actual diputado del PP en el Congreso habría recibido 8.147 euros.

Además, el auto describe la trama diseñada desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de València y la empresa Thematica Events. El presunto testaferro García Barat constituyó la empresa y luego le vendió participaciones a Benavent. La magistrada explica que éste utilizó la sociedad "en beneficio propio, consiguiendo de forma fraudulenta determinadas adjudicaciones".

Algunas de las adjudicaciones investigadas son los contratos del Bibliobús, un autobús que repartía libros en las playas y los contratos que desde Imelsa se hacían con el museo valenciano MuVim, de los que se desvió dinero para los bolsillos de Benavent, como pudo suceder con 'Metamorphosis', un espectáculo audiovisual en el que estaba implicado el museo.

El contrato del Bibliobús, que era de 89.431 euros, debería haber salido a concurso, pero se fragmentó para poder adjudicarlo a dedo a Liberty Iceberg, y a Thematica. Para ello, se informó favorablemente por la Jefa de Servicio de Acción Cultura y con el visto bueno para el abono de las facturas de la jefa de Sección Administrativa, ambas procesadas en la causa.

La jueza estima que en este caso el perjuicio económico ocasionado al Ayuntamiento de València ascendió a 53.364,18 euros, al ser el coste real de los servicios prestados para el Bibliobus de 35.955,38 euros.