EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado este jueves que la Comunitat Valenciana se encuentra en un "buen momento" pues se abren "las expectativas de lo que puede ser la próxima década", en la que esta autonomía tiene "una extraordinaria oportunidad".

Durante la sesión de control en Les Corts Valencianes, la primera en la que ha participado ya el nuevo Consell tras la remodelación del sábado, Puig ha destacado que todos los indicadores, tanto económicos como sociales, de la Comunitat están mejor que cuando llegó al gobierno en 2015.

CAMBIOS EN EL CONSELL

La síndica del PP, María José Catalá, ha considerado que la crisis del Gobierno valenciano huele a "fin de ciclo" y viene "forzada porque casi todo el mundo ha saltado del barco", y ha lamentado la falta de valentía del president para acometer una remodelación de mayor calado.

En concreto, ha criticado que Puig no haya cesado a su vicepresidenta, Mónica Oltra, algo que también han reclamado desde Vox y desde Ciudadanos, cuya síndica, Ruth Merino, ha solicitado, incluso, acabar con los aforamientos de los políticos.

El president ha explicado que los cambios no responden a un fin de ciclo, sino "para iniciar uno nuevo", en el que la Comunitat está en una "situación positiva", como lo demuestra la instalación en Sagunto de la gigafactoría de baterías de Volkswagen o la intención de HP, con los que se reúne este jueves, de instalarse en València.

Ha abogado también por lograr "un pacto por la energía" que garantice la seguridad" de todo el sistema económico y social de la Comunitat Valenciana, cuya calidad democrática, ha afirmado, también va "por buen camino" y está saliendo de la situación del pasado.

DEFENSA DEL AGUA

Durante la sesión, los grupos de la oposición han acusado a Puig de haber fallado a los valencianos en cuestiones tan importantes como a defensa del agua, y le han reprochado que el pasado martes no estuviera en la protesta de agricultores en Alicante por el futuro del trasvase Tajo-Segura.

Puig ha señalado en esa concentración había representación del Gobierno valenciano y ha dicho que él estaba poniendo en servicio la línea 10 de Metrovalencia, y no burlándose de los agricultores subiéndose a un tractor, como hicieron algunos, en referencia al presidente del PPCV, Carlos Mazón.

En los pasillos, Catalá ha señalado que Mazón se subió al tractor porque estaba en la manifestación y porque le invitaron los manifestantes, "cosa que Puig no puede decir", y durante la sesión le ha instado a no soportar "humillaciones" como la del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

También ha anunciado que su grupo va a presentar una iniciativa para que Les Corts recurran al Tribunal Constitucional el recorte en la aportaciones de Tajo al Segura, y ha pedido al president que la apoye.

Merino, por su parte, le ha pedido que actúe "como presidente de todos los valencianos y tome decisiones valientes" como acercarse a Alicante a apoyar a los regantes o "plantarse ante Pedro Sánchez y exigirle que solucione el problema del agua", mientras que Ana Vega (Vox) le ha acusado de reírse de los agricultores.

Puig ha asegurado que no van a aceptar criterios que "no están sustanciados técnicamente, no son rigurosos, ni corresponden al interés general", y ha indicado que han trasladado al Gobierno de España la oposición del Consell al recorte de las aportaciones a la cuenca del Segura.

Además, ha mostrado su propósito de seguir recurriendo ante los tribunales, como se ha realizado hasta el momento en 39 ocasiones, la decisión adoptada respecto a la minoracion de aportes hídricos, y al mismo tiempo ha subrayado que "se seguirá negociando", junto a los regantes.

"Sus guerras no sirven para nada", ha advertido a la oposición, y ha dicho que a él no lo humilla quien quiere y que el pueblo valenciano "es mucho más que cualquier cosa que pueda decir García-Page o quien sea".

DERECHOS LGTBI

El president también ha defendido las actuaciones puestas en marcha por el Consell para consolidar los derechos del colectivo LGTBI, después de que síndica de Compromís, Papi Robles, haya reivindicado este tipo de políticas desde la tribuna, donde ha colocado una bandera LGTBI.

Robles ha asegurado que mientras su formación esté en el Gobierno valenciano la bandera LGTBI se colgará en todas las instituciones, para decir "muy claro" a toda la sociedad que están al lado de las personas que ven vulnerados sus derechos por el hecho de amar.

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha instado a seguir trabajando para combatir la lacra de la corrupción, que "alimenta la desconfianza en la política y desprestigia las instituciones públicas", algo con lo que el president ha dicho estar comprometido.