EFEValència

El candidato a la reelección como president de la Generalitat, Ximo Puig, ha ofrecido ante Les Corts un "proyecto de progreso" para la Comunitat Valenciana basado en el crecimiento, la igualdad y la democracia, y ha reivindicado la "buena política" basada en el consenso, porque a su juicio "pactar no es traicionar".

En su discurso de investidura en Les Corts Valencianas, Puig ha desgranado durante 45 minutos las principales medidas que aplicará si renueva la confianza del Parlamento por segunda legislatura consecutiva, recogidas en su mayoría en el acuerdo programático alcanzado entre el PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-EU, tras lo que se ha suspendido el pleno hasta mañana jueves a las 10 horas.

"La dinámica del acuerdo es imprescindible", ha destacado Puig, quien ha anunciado iniciativas como declarar la emergencia climática en la Comunitat, convocar una reunión de diálogo social la primera semana de gobierno o reformar la ley de violencia machista, tras lo que ha recibido el aplauso de los tres grupos de la izquierda puestos en pie.

Según Puig, en las elecciones autonómicas del pasado 28 de abril el pueblo valenciano expresó su voluntad de "respaldar el cambio", que llegó en 2015 para transformar en un lugar "decente, más justo y mejor" la Comunitat, y ha agradecido el trabajo de las fuerzas progresistas para "profundizar, mejorar y ampliar" ese cambio.

"La democracia es geometría, no teología", ha precisado Puig ante Les Corts y ha agregado que pueden tener "muchas diferencias", pero les tienen que unir "las reglas del juego de la democracia", con las que podrán construir consensos en "las grandes cuestiones".

El president en funciones ha defendido que los ciudadanos les han elegido para intentar "resolver los problemas, no para provocar más problemas", lo cual es una señal del "respeto" que les deben y que no hay que "olvidar nunca".

Puig ha afirmado que la Comunitat está "mejor" que hace cuatro años, pero hay "diez grandes cuestiones" en las que todavía hay que avanzar, como reducir el paro al 10 % esta legislatura, que haya una convergencia real con la media de renta per cápita de España, que el modelo de financiación autonómica trate a los valencianos de forma "justa" o lograr la transición ecológica.

Por ello, ha propuesto un "proyecto de progreso" cuyo primer pilar será el crecimiento y la creación de empleo, con medidas como un Pacto social por la innovación, un Plan de empleo digno, la declaración de emergencia climática en la Comunitat, una Estrategia valenciana del agua o una Agenda valenciana contra la despoblación.

El segundo pilar es la igualdad, e incluye propuestas como reformar la ley de violencia machista o una oficina de control de listas de espera, y el tercero es la democracia, con iniciativas como la reforma de la ley de transparencia o una ley de Gobierno abierto.

En clave nacional, ha reivindicado que el respeto a la España autonómica es "fundamental" para el desarrollo de las autonomías, y ha alertado de que la "recentralización no es la solución" y que "el centralismo no es inteligente", por lo que ha abogado por la descentralización, que según ha dicho no es más costosa.

Además, ha asegurado que la financiación justa para la Comunitat será "guía, norte y prioridad absoluta" esta legislatura, en la que también defenderán el impulso del Corredor Mediterráneo, el trasvase Tajo-Segura o que los Presupuestos del Estado incluyan el 10 % de las inversiones para los valencianos.

Puig ha adelantado que el diálogo social será la "clave de bóveda" del proyecto compartido para este nuevo mandato, por lo que si es reelegido la primera semana de gobierno convocará una reunión para relanzar este diálogo y elaborar una estrategia de cuatro años.

El president ha iniciado su discurso pidiendo unidad ante la "barbarie" de la violencia machista, el problema "más grave" de la sociedad, y por ello se ha comprometido a convocar de manera inmediata el Pacto valenciano contra la violencia machista, para "intensificar el combate común por la dignidad".