EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha dicho que la voluntad del Gobierno valenciano es "permanecer en el estado de prudencia" a la hora de pedir el pase de la Comunitat Valenciana a la fase 3, al ser preguntado si pensaba pedir este cambio de fase para la próxima semana.

En declaraciones a los periodistas tras visitar un laboratorio y entidad de inspección especializada de Global Omnium, Puig ha afirmado que aunque todos los indicadores de evolución de la pandemia de coronavirus son "muy positivos", desde la Generalitat actuarán "con la máxima prudencia".

Con ello, ha dicho, pretenden fortalecer la "imagen de rigor que quiere mantener la Comunitat Valenciana" de cara la reactivación económica, con el objetivo de fomentar "un Mediterráneo vivo y seguro" que pueda atender a los visitantes con "la mayor seguridad posible".

"Cuando la Comunitat Valenciana pase a fase 3 lo hará con todas las garantías y la posibilidad de ofrecer una seguridad sanitaria, que es un activo fundamental para la reactivación", ha destacado Puig.

No obstante, ha señalado que seguirán hablando con el Ministerio de Sanidad para ver si hay alguna medida de la fase 3 que se pudiera adelantar la próxima semana, como por ejemplo, permitir la movilidad interprovincial para acudir a una segunda residencia.

Puig ha reconocido que su voluntad es que se acelere lo máximo posible "la desfronteización provincial" y que "la unidad territorial sea la Comunitat Valenciana lo más pronto posible", pero ha señalado que hará las cosas "desde la tranquilidad, poniendo sobre la mesa lo que es la seguridad sanitaria".

Asimismo, ha considerado que primero habrá que ver cómo funciona la entrada en la fase 2, producida este lunes, y cuáles son los resultados y consecuencias de este cambio.