EFEAlicante

El president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, ha rechazado la posibilidad de que la sentencia del caso ERE pueda influir en la futura formación del Gobierno ya que se refiere a "cuestiones que pasaron hace mucho tiempo".

Así lo ha expresado el líder de PSPV-PSOE antes de clausurar el encuentro '40 años de ayuntamientos democráticos', organizado por el diario Información de Alicante junto al presidente de la Diputación, Carlos Mazón, y el alcalde, Luis Barcala, ambos del PP, al ser preguntado por los periodistas poco antes de que se conociera el contenido de la sentencia.

"Cada uno deberá asumir su responsabilidad", ha indicado en todo caso el president, quien ha subrayado que los socialistas "siempre asumimos las sentencias".

Ha proseguido que "ahora estamos en un tiempo político donde es necesario sumar, desatascar la situación, acabar con el 'impass' y tener Gobierno y oposición: Tener en pleno funcionamiento las instituciones democráticas".

Sobre el papel de ERC y Cs, ha pedido a estos partidos que hagan un "análisis de lo que le conviene a este país" y a que decidan si desean mantener "la inestabilidad y volver a elecciones o intentar facilitar una investidura".

Según Puig, el apoyo a la investidura "no significa que se tenga que estar de acuerdo con el programa del Gobierno" sino que se busca que haya un Ejecutivo "para que, incluso, el Gobierno de Cataluña tenga capacidad de interlocutar".

El jefe del Consell valenciano ha insistido en que "es fundamental hacer una política realista, pragmática y la que interesa a los ciudadanos", lejos de los intereses partidistas.

Sobre su visita de ayer a Barcelona con motivo de la gala de entrega de las Medallas de Honor y los Premios Carles Ferrer Salat, que entrega Foment del Treball, Puig ha comentado que fue un encuentro de "extraordinaria cordialidad".

"Vi a los empresarios catalanes con una vocación clara de apoyar cualquier solución positiva a esta situación", ha resumido antes de indicar que "para España y para el conjunto de las comunidades es fundamental que se resuelva bien esta confrontación".

"El independentismo catalán ha puesto a la sociedad catalana en un túnel sin salida pero ahora tenemos que contribuir entre todos a que se salga, y esa es la percepción que ayer vi en Barcelona, con un empresariado que quiere cambios en la cuestión territorial", ha señalado.