EFEValència

Turisme de la Generalitat espera que el verano de este año sea muy dinámico y roce los datos registrados en 2019, con una tendencia de mayor rentabilidad derivada del consumo de productos que van más allá del típico modelo de sol y playa, que ahora “compite en otra división” en el caso valenciano.

La crisis sanitaria sigue impactando en la demanda turística pero muestra una clara recuperación respecto a 2021, con un incremento del 831 % en el acumulado de marzo y 1.165.292 turistas llegados a la Comunitat Valenciana.

El ascenso más destacado lo protagoniza Reino Unido, con un incremento del 2.362 % y una cuota del 22,7 %; le siguen Francia, que, con una cuota del 16,3 %, vuelve a la segunda posición, y Bélgica, con el 10,6 %.

Respecto a 2021, la estancia media (10,7 días) ha decrecido un 24,3 % pero el gasto medio diario (112,5 euros) crece un 20,9 % y el gasto total ha aumentado un 752,8 % hasta marzo.

Pero recuperar las cifras de visitantes prepandemia “no nos tiene que hacer perder la cabeza”, según el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, que opina que es muy importante consolidar la tendencia de incremento del gasto y de la estancia media, y la diversificación en el consumo de productos.

La gastronomía, la experiencia, la cultura, el cicloturismo, el senderismo o la observación de aves (“birdwatching”) son productos cada vez más demandados y consumidos, desligados de la climatología y de la estacionalidad.

PROYECCIONES PARA EL AÑO

Las cifras para este verano son buenas pero "queda mucho por vender", el turista reserva entre un mes y dos antes del viaje y por eso la última oleada puede ser importante, según afirma a EFE el presidente de la patronal hotelera Hosbec, Toni Mayor.

En los mercados tradicionales, los europeos, "si acompaña la tranquilidad y no se produce una incertidumbre remarcable" relacionada con la guerra en Ucrania u otros motivos, se podría recuperar la normalidad prepandemia, señala.

Sin embargo, Mayor advierte de los altos costes que soportan los hoteles y que repercuten en la rentabilidad de estas empresas y de la renovación del convenio de la hostelería, aún pendiente en la provincia de Alicante. "La luz ha subido cinco veces respecto a lo que pagábamos en 2019, y otros gastos también", una situación que se asemeja a la entrada en vigor del euro en 2002.

La Comunitat espera que el 60 % del turismo sea nacional y el 40 % extranjero, aunque con la pérdida del turista ruso hay que cultivar muchos mercados.

El destino por excelencia de la Comunitat, Benidorm, ha experimentado un aumento de un 70 % en el número de reservas internacionales en lo que va de año con respecto al mismo periodo de 2019, según afirmó recientemente el director general de la agencia de viajes por internet Destinia, Ricardo Fernández, tras mantener una reunión con la fundación Visit Benidorm.

"Nuestro sol y playa compite ahora en otra división", opina Colomer en relación a una oferta que tiene distintos ángulos y atracciones para el visitante.

A partir de los datos ya disponibles, los estudios de mercado, las reservas de alojamiento, la capacidad aérea y los paquetes turísticos, todo apunta a una recuperación sólida, ha señalado Colomer, para añadir que lo importante es que esa tendencia se mantenga.

No obstante, asegura que el mercado turístico, como muchos otros, se ha vuelto tan volátil que vamos "a minuto y resultado".

TENDENCIAS A MEDIO PLAZO: LA REVOLUCIÓN VERDE

Los 'millennials', las nuevas generaciones, empujan para que la tecnología (los macrodatos o "big data") y la revolución verde sean los principales componentes del sector. Medir las variables y tratar con eficiencia los recursos serán las transformaciones en las que ya está inmerso el sector y que abarcan desde una estancia con huella de carbono cero en el turismo MICE (reuniones, incentivos, conferencias y exposiciones) hasta boyas ecológicas para no destruir las praderas de posidonia en el caso del turismo náutico.

Colomer es partidario de hacer del turismo "punta de lanza de la revolución verde y los Objetivos de Desarrollo Sostenible", y en este sentido Turisme acaba de sacar una guía de las 100 recomendaciones para transformar un negocio turístico en clave de ODS.

"El peor turista es el que no viene, pero debemos ir a por esos públicos que valoren la sosteniblidad, un hotel con huella de carbono neutra o convenios laborales justos, una demanda cualificada y consciente", defiende.

Colomer alerta de la falta de mano de obra en el sector -en algunos casos relacionada con un problema de alojamiento- y reivindica "una remontada reputacional" de los oficios vinculados al turismo, que confía con el tiempo se autorregulará.

DESTINO REFUGIO

España como destino refugio por su lejanía geográfica de Ucrania respecto a otros destinos como Turquía o Grecia puede ser una baza, pero también los países competidores "juegan fuerte" en mercados que son "nuestros".

Para los mercados lejanos "tal vez este no sea su año" pero "volverán más adelante", augura.

En el primer trimestre del año, respecto a 2021, las entradas por aeropuerto crecen un 1.334 % y por carretera un 260 %. El aeropuerto de Alicante-Elche crece un 1.793 % y el de València un 1.019 %. EFE

Inmaculada Martínez