EFEValència

"No es un libro de casos judiciales de corrupción, es sobre los personajes que permitieron que pasara lo que pasó en Valencia durante 20 años". Así define el periodista Rodrigo Terrasa su libro "La ciudad de la euforia. Una hipótesis de la mafia", un recorrido a través de la corrupción que se produjo en la Comunitat Valenciana coincidiendo con los 20 años de gobierno del PP.

Sostiene el autor que esta es la "historia real del alcalde que contaba billetes en los asientos de su Ferrari, del pijo adicto al dinero que desapareció del mapa para renacer convertido en un hippie anacoreta, del tuerto, el chatarrero y su gorila, la Perla y el conejo, de aquel gerente que gastó millones en sensuales traductoras rumanas o del empresario que se fugó a Moldavia".

En una entrevista con la Agencia Efe, Rodrigo Terrasa (València, 1978) cuenta cómo se gestó esta obra, editada por Libros del KO y a la venta desde este lunes. Señala que fue tras confesarle el escritor y periodista Ferran Torrent que no había contado la realidad de la corrupción valenciana con nombres y apellidos porque "nadie se lo creería", una frase que se "quedó" en su cabeza e impulsó su relato.

Le influyó también su traslado a Madrid -es reportero de Papel en El Mundo-, no solo porque tomó perspectiva, sino al darse cuenta de que "allí hay mucha gente que no tiene ni idea de lo que pasó en Valencia, les llegó alguna cosa pero no sabían la fauna que está por detrás".

En el libro afirma que el caso valenciano era sólo la versión más disparatada de un engranaje que se reproducía en buena parte del país. Una corrupción que "surgió sobre todo en esa maraña en la que se mezcla la financiación irregular de los partidos, el negocio inmobiliario y la especulación urbanística, el desarrollo de infraestructuras y los grandes eventos".

POLÍTICOS, EMPRESARIOS Y UNA VEDETTE

Los capítulos se organizan por personajes con la idea de que todos los "casos gordos" de corrupción aparezcan a través de la historia de la persona, asegura Terrasa, que inicia el libro con una popular vedette valenciana, "una asidua en actos del PP y cuyo nombre salió en facturas ocultas del caso Gürtel".

No oculta su fascinación por alguno de los protagonistas de su obra, como aquel que "era chatarrero y acabó multimillonario con un imperio de recogida de basuras en la Vega Baja, que monta un zoo con animales exóticos y graba con cámara oculta a políticos. Me parece fascinante", afirma.

En el libro aparecen personajes como el empresario Enrique Ortiz -condenado a una multa por cohecho en el caso Brugal-, Rita Barberá, expresidentes de las diputaciones de Castellón o Valencia -Carlos Fabra y Alfonso Rus- o expresidentes de la Generalitat como Francisco Camps o Eduardo Zaplana, inmersos aún en distintos procesos judiciales.

No obstante, el autor dice que se decanta por Rafael Blasco, condenado por el desvío de fondos para países del Tercer Mundo en el conocido como caso Cooperación, ya que "a través de su vida se pueden hilar los 20 años de corrupción del PP en la Comunitat Valenciana".

"Por eso decidí empezar por Blasco. Se fue del PSOE por una sospecha de corrupción y acaba en el PP condenado. Es como muy maquiavélico, estuvo con todos los presidentes de la Generalitat y fue conseller en muchas carteras. Su caso me parece el más miserable de todos", añade.

"Hubo gente que se dejó los cuernos para que esto no pasara", asegura en referencia, entre otros, a los testigos protegidos por la Agencia Valenciana Antifraude y cuyos testimonios -en primera persona- cobran protagonismo en su libro.

EL FIN DE LA EUFORIA

En su libro data el inicio de "este relato" el 27 de diciembre de 1989, cuando el entonces president de la Generalitat, Joan Lerma (PSOE), destituyó a Blasco por una denuncia de presuntos sobornos. Se acercaba la hora del PP en las Administraciones Públicas valencianas, que se prolongó durante dos décadas.

"Para mí, el fin fue la caída del PP en 2015. Si alguien nos lo hubiera dicho los años anteriores, no nos lo habríamos creído, parecía absolutamente imbatible. Y creo que es la parte positiva: no que pierda el PP, que a mí me da igual, sino que al final lo que pasó tuviera una consecuencia", apunta.

Su libro "no es la historia de lo malo que fue el PP valenciano, porque cada uno en su medida participamos de la fiesta", señala el reportero, que asegura que ya se trabaja en el posible desarrollo de una serie de televisión basada en el libro.