EFEValència

El alcalde de València, Joan Ribó, ha propuesto desarrollar en la ciudad un proyecto piloto de jornada laboral de 4 días semanales o 32 horas durante un mes, y para ello se abrirá un diálogo junto con la Generalitat, sindicatos, empresas, entidades vecinales e instituciones.

El proyecto servirá para elaborar un informe de alcance europeo e internacional que evalúe el impacto de su aplicación y las consecuencias en la productividad, pero también en el ocio, la movilidad, la economía y la salud de las personas.

La reducción de la jornada laboral no se puede hacer "por real decreto" sino que es una medida que se debe consensuar con sindicatos y empresas, según ha explicado a los periodistas tras presentar esta iniciativa durante su intervención en la I Cumbre Internacional sobre Reducción del Tiempo de Trabajo y la Jornada Laboral de Cuatro Días que se celebra en el complejo de La Petxina.

La experiencia tiene que venir precedida de un acuerdo social y, por eso, se quiere abrir un proceso de diálogo en València porque, según Ribó, "queremos ser pioneros en el debate sobre una nueva regularización de la jornada laboral".

"Estamos convencidos de que las personas felices son más eficientes en el trabajo, y que aplicando a los sistemas productivos algunos conceptos que sirven de base a la economía del bien común como la confianza, la cooperación y la solidaridad, podemos avanzar como sociedad de manera sostenible", ha manifestado.

El objetivo, ha dicho, será que durante un mes todas las valencianas y los valencianos tengan, de manera efectiva, una jornada laboral de 32 horas semanales. EFE

im/jc