EFEValència

La digitalización se ha colado en una afición tan tradicional como el intercambio de cromos con Watafan, una pionera plataforma en la que los aficionados pueden intercambiar cromos exclusivos firmados por sus ídolos y los famosos controlar la gestión de su imagen gracias a los derechos de autor ("copyright").

A través de esta novedosa aplicación y gracias a la tecnología "blockchain" (cadena de bloques), se asegura la autenticidad y originalidad de la firma, y se pueden recibir, almacenar y negociar los cromos digitales, limitados y exclusivos y además acceder a información relevante de tus personalidades favoritas.

Su creador es el exfutbolista del Alavés y Racing de Santander, entre otros, y que colgó las botas hace cuatro años, Toni del Moral, que cuenta a EFE que la idea surgió cuando encontró a la venta por internet un cromo suyo firmado y se planteó el poco control que tienen los personajes famosos de su propia imagen.

Aunque reconoce que ese cromo suyo "valía muy poco, 3 ó 4 euros", asegura que hay algunos que "valen mucho dinero" y descubrió que "era habitual que los fans hicieran negocio", algo que él desconocía, y que, a su juicio, "vulneraba los derechos morales y la propiedad intelectual".

"Así surgió la idea, pionera a nivel mundial, de crear una plataforma en la que los famosos crean sus propios cromos y los firman criptológicamente y el fan puede venderlos en un market place abierto y en cada compraventa hay una comisión para el artista o el futbolista", explica.

Ese autógrafo encriptado gracias a la tecnología blockchain "te asegura que la firma es de quién dice ser que es" y el usuario puede coleccionarlo o ponerlo a la venta, como se ha hecho tradicionalmente con los cromos pero de forma digital.

El presentador Roberto Leal, los dúos de cantantes Andy y Lucas y Fuel Fandango, la futbolista Marta Corredera o personaje de redes sociales como Norcoreano y hasta una pintora integran la cartera de algo más de una treintena de personajes famosos que se han registrado en la plataforma.

"Nosotros buscamos a gente interesante y reputada del mundo de la música, el cine, la televisión o el deporte", explica Del Moral, quien añade que ellos se registran y crean sus cromos coleccionables con ediciones limitadas de unas veinte unidades.

Los coleccionistas, por su parte, se descargan la aplicación y se registran y a ambas partes se les genera un monedero personal y seguro "con una clave privada", con el que se hacen las transacciones, tanto de las compras y ventas como de los derechos de autor que reciben los artistas.

El cromo se puede conseguir por vía digital o entregarlo en persona, ya que un coleccionista puede pedirle a su ídolo una watacard (cromo digital) y se lo trasfieren a través de la lectura de un código QR. "Es como pedir un autógrafo pero de móvil a móvil", detalla Del Moral.

Como la adquisición del cromo es gratuita, en la primera venta, el coleccionista paga un 45 % en concepto de canon y un 5 % para Watafan, mientras que el resto de transacciones cobran un 2,5 % de la venta para cada parte.

Watafan lleva algunos años de desarrollo y hace unos meses entró en la aceleradora Lanzadera, del empresario Juan Roig, lo que dio un "impulso" a la iniciativa, que ahora centra sus esfuerzo en la creación de la marca.

Explica que los veteranos del equipo de fútbol Real Madrid han generado desde Watafan tres colecciones de cromos con exjugadores importantes, que han regalado a la Asociación para ayuda de niños con Cáncer (Aspanoa).

La última campaña arranca este domingo bajo el lema "Metamos un gol al cáncer", en el que la idea es recabar fondos para esta causa con los cromos del partido Zaragoza-Real Madrid de veteranos.

Del Moral añade que haber ganado el concurso de "startups" lanzado por LaLiga y Microsoft les abre "un camino interesante para llegar a Primera y Segunda División" y asegura que no se ponen "barreras" para conseguir registrar futbolistas de la talla de Cristiano Ronaldo o Messi o a artistas de fama internacional.

Está convencido de que eso llegará "cuando el concepto se entienda, la marca sea reconocida y los famosos entiendan que pueden lograr un beneficio con un producto imperecedero y además, proteger sus derechos".

Mónica Collado