EFEAlicante

El incendio forestal de pinar con más de 80 desalojados en Beneixama (Alicante) ya no presenta llamas en ningún punto de las 900 hectáreas afectadas, y las labores se centran ahora en refrescar el terreno.

El director técnico del puesto de mando avanzado, Antonio Córdoba, que es suboficial del Consorcio Provincial de Bomberos de la Diputación de Alicante, ha relatado a Efe que las tareas siguen evolucionando positivamente.

En estos momentos, los efectivos tratan de asegurar el perímetro y de refrescar la zona a causa de un incendio declarado ayer en torno a las 14 horas en una zona de difícil acceso conocida como La Losana.

Córdoba ha confirmado que, aparte de los estragos en la masa forestal y cultivos, no ha habido daños personales ni se han visto afectadas infraestructuras relevantes, a excepción de una antigua torre vigía de madera y una zona de colmenas de abeja.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha visitado hoy el puesto de mando avanzado instalado en Beneixama, donde ha anunciado que el fuego había sido estabilizado.

Allí ha agradecido "el esfuerzo de todos los profesionales que han conseguido controlar el incendio con rapidez" y ha destacado que "una vez más la coordinación entre todos los operativos ha conseguido dar una respuesta adecuada".

Tras insistir en el "éxito de cooperación" entre las administraciones y operativos, ha apuntado que "gracias a la prontitud en la respuesta, a la coordinación y al esfuerzo de todos, se ha conseguido parar un incendio que pudo ser catastrófico, como fue el de hace un cuarto de siglo en esta misma comarca".

El president ha celebrado que, finalmente, "en este caso se ha podido dar una respuesta contundente y hemos conseguido que no hubiera ninguna desgracia personal".

Además, ha resaltado que, "desde el punto de vista de las pertenencias de las personas, las casas que tuvieron que ser desalojadas no han sido afectadas".

A partir de la extinción del incendio se pondrá en marcha, según ha anunciado Puig, una mesa postincendio que estudiará las consecuencias finales del fuego y comenzará a diseñar la recuperación de la zona.

Además de once medios aéreos entre aviones y helicópteros, 120 soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME) operan en la zona junto a ocho unidades de los bomberos forestales de la Generalitat, siete autobombas, dos técnicos forestales, dos capataces, 18 dotaciones de los bomberos de la Diputación de Alicante y también de Valencia, y numerosas brigadas.

El delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Fulgencio, ha desvelado hoy que se baraja de "forma seria" la hipótesis de que el fuego haya podido ser intencionado.