EFEValència

Los responsables de la galería de arte Espaivisor, Mira Bernabeu y Miriam Lozano, aseguran que el mundo del arte internacional ha empezado a interesarse por València después de años oscuros "en los que no había nada", aunque instan a "no bajar la guardia" y alertan: "Podemos volver muy pronto al pasado".

Bernabeu y Lozano dirigen desde 2006 la galería Espaivisor en València, el primer espacio de arte contemporáneo valenciano galardonado con el Premio Arte y Mecenazgo de la Fundación Bancaria La Caixa, en reconocimiento a su "coherencia, rigor y personalidad" y por su compromiso con la divulgación del arte.

Un galardón, asegura Bernabeu a EFE, que abre la puerta al reconocimiento de las nuevas generaciones de galeristas en España y les pone en el "punto de mira" del arte nacional e internacional.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano abrieron la Espaivisor en 2006, como continuidad de la galería Visor que en 1982 fundó Pep Benlloch y que se convirtió en un referente nacional en fotografía aplicada al arte contemporáneo.

Fue el propio Benlloch quien propuso a los dos jóvenes artistas la posibilidad de que siguieran su estela y continuaran su proyecto de galería especializada en el uso de la fotografía, el vídeo y la instalación como medio artístico.

Bernabeu era además el artista más joven en la nómina de Visor y junto a Lozano proyectaban en aquel entonces la puesta en marcha de un restaurante y galería de arte, por lo que aceptaron el reto que les propuso el galerista y asumieron la gran "responsabilidad" que suponía.

Además del prestigio, heredaron de Benlloch su grupo de artistas, muchos de ellos de talla internacional, como Hamish Fulton, y su prestigio en ferias internacionales, entre ellas Arco, y abrieron el restaurante y la nueva galería.

Pero entonces llegó la crisis económica, el restaurante empezó a decaer y decidieron centrarse en la galería, que conseguía mantenerse por su presencia en las ferias internacionales y poco a poco fue aumentando su actividad de manera "natural".

La galería dirigió también su rumbo hacia artistas conceptuales que no solo utilizaban la fotografía en sus trabajos sino también el vídeo, el dibujo o la escultura, y mantiene abiertas tres líneas de trabajo.

Una se basa en artistas latinoamericanos, otra en Europa del Este y una tercera es de ámbito internacional, con el feminismo como línea que cruza estos trabajos.

"Espaivisor tiene mucho que ver con lo que nos interesa a nosotros", sobre cuestiones políticas y sociales, y "hablar de lo que está pasando", señala Lozano.

El 90 por ciento de los clientes de Espaivisor es extranjero y los de València se pueden contar con los dedos de una mano, entre ellos el IVAM y Bombas Gens Centre d'Art, que han adquirido alguna de sus obras.

Los galeristas celebran que València está viviendo un cambio importante, una nueva atmósfera artística generada con el cambio en la dirección del IVAM y del Centre del Carme y la aparición de Bombas Gens, algo que agradece Bernabeu: "Hemos pasado de estar aislados en el desierto a que empiecen a suceder cosas".

Destaca que los centros culturales en la ciudad se han especializado, el IVAM con una identidad propia, el Centre del Carme "más experimental y arriesgado" y Bombas Gens con un nivel de exposiciones y actividades de proyección internacional "que ya envidian ciudades como Madrid y Barcelona".

Tras una trayectoria más que consolidada, Lozano y Bernabeu se plantean ya nuevos retos de futuro, cambios de temática e incluso de espacio expositivo todavía por definir.

El dinero del premio de La Caixa, 40.000 euros, lo dedicarán a una publicación sobre la historia de la galería, en la que rendirán homenaje a los artistas, coleccionistas, directores de ferias e instituciones que les han ayudado a llegar donde están y situarse como un espacio de arte referente ya en el arte contemporáneo. EVA BATALLA