EFEValència

Los ataques a periodistas por defender derechos o informar sobre corrupción o asuntos que no agradan a sus gobiernos se vuelven especialmente "críticos" en el caso de las mujeres, que están menos reconocidas y más amenazadas por cuestión de género, y a las que tratan de silenciar con la tecnología.

Así lo han denunciado varias organizaciones internacionales especializadas en la seguridad de la información en internet que esta semana participan en la cuarta edición del Internet Freedom Festival, que ha analizado en València el futuro de la libertad de expresión digital ante las amenazas que sufre.

En una entrevista con EFE, Fabiola Maurice, representante del Proyecto Guardian, que desarrolla aplicaciones para facilitar la seguridad y la privacidad en el uso de las tecnologías, ha lamentado que "las mujeres periodistas son menos reconocidas, cobran menos y son más atacadas" que sus compañeros masculinos.

Maurice ha apuntado que la base de este problema es "la educación y la falta de información" aunque ha valorado que ya hay gente que "ha abierto los ojos y trata de informar, incluso arriesgando su vida", y luchar por los derechos de las mujeres.

En México, ha dicho, el Gobierno compró un software de espionaje, el Pegaso, que era para aumentar la seguridad de los políticos pero lo usaron "para espiar a periodistas y convertirlos en objetivos" y ha resaltado el caso de la periodista Carmen Arístegui, especialista en destapar casos de corrupción, que fue "presionada y amenazada" e incluso espiaron a su hijo adolescente.

La jefa de Periodismo y Tecnología de Reporteros sin Fronteras, Elodie Vialle, ha explicado a EFE que el informe que han presentado en València sobre violencia contra periodistas evidencia que "se agrava con la violencia de género".

Según la activista, el año pasado su organización detectó 60 casos de periodistas detenidos, encarcelados e incluso asesinados -como en México y la India-, y "cuarenta de ellos por publicar noticias relacionadas con los derechos de las mujeres".

Ha advertido de que la tecnología está siendo usada "para silenciar" a mujeres y hombres y ha puesto como ejemplo el uso de un tipo de correo electrónico ("e-mail bomber") que inunda las bandejas de entrada de las cuentas de las víctimas y las bloquea.

"Muchas periodistas reciben ese trato" e incluso las amenazan con secuestrar y matar a sus hijos, según Vialle, para quien "la libertad de expresión está siendo usada para ir en contra la propia libertad de expresión".

Ha defendido que en València quieren dar a conocer estas situaciones para que los gobiernos tomen conciencia de que las mujeres "importan" y "hay que hacer algo".

Estrella Soria, de Nodo Común, una organización que enseña cómo afrontar la violencia en internet y asesora a organizaciones periodísticas en la protección de la información, ha señalado a EFE que en el caso de las periodistas "el caso se vuelve más crítico porque a diario se enfrentan con la violencia de género".

Según ha denunciado, "si se atreven a publicar son blanco de una violencia, que es particular, no es la violencia contra los hombres".

Para Soria, "asumir" la violencia que sufren es una de las claves, además de detectar y compartir el camino realizado para poder hacer su trabajo, además de valorar que "la vida de las mujeres importa", lo que va "más allá de las mujeres periodistas".

En València, la organización mexicana Socialtic ha enseñado el uso estratégico y seguro de la información y la tecnología para el cambio social y la ciberseguridad contra la violencia en todos los espacios, incluido internet.

Una de sus integrantes, Haydeé Quijano, ha señalado a EFE que hay estudios que evidencian una "violencia sistemática" contra las mujeres a través de la tecnología y ha apuntado que una organización detectó "hasta trece formas de agresión contra las mujeres a través de la tecnología".

Para combatirlo, Quijano ha apuntado a la necesidad de buscar espacios libres de violencia "en casa, la cama, el trabajo e internet" y "compartir esos trucos y fórmulas para que otras mujeres no vivan esta violencia".