EFEAlicante

La Universidad de Alicante (UA) ha diseñado el primer cuestionario a nivel mundial, validado científicamente, para medir y prevenir el Síndrome Visual Informático, un nuevo cuadro clínico que produce problemas como visión doble o borrosa, ojo seco e, incluso, dolor de cabeza.

Según han informado a Efe fuentes de la UA, "la exposición a pantallas de visualización de datos como ordenadores, smartphones o tablets durante largos periodos de tiempo conlleva esfuerzos visuales y cambios en la superficie ocular y en el estado de la película lagrimal".

Como consecuencia de ello se presenta "un conjunto de síntomas, como visión doble, borrosa o dificultad para enfocar, denominado Síndrome Visual Informático", han explicado las mismas fuentes.

Por ejemplo, entre los profesionales de la Administración Pública de la provincia de Alicante, la prevalencia del síndrome alcanza el 71 por ciento, han indicado.

Para poder detectarlo con eficacia y paliar sus efectos, investigadores del Departamento de Óptica, Farmacología y Anatomía y del Grupo de Investigación en Salud Pública de la UA han elaborado "el primer instrumento a nivel mundial que mide este síndrome en trabajadores y trabajadoras", han afirmado fuentes de esta institución académica.

Se trata de un cuestionario, validado científicamente mediante técnicas avanzadas y autoadministrado, que consta de 16 ítems para medir la frecuencia de aparición e intensidad de los síntomas.

Mediante su uso, se pueden obtener datos reales de prevalencia de este síndrome y establecer revisiones de salud visual y medidas para su prevención y mejora.

En breve estará a disposición de servicios de prevención, mutuas, consultas clínicas y otras universidades en varios idiomas, a través de la BiblioPRO (Biblioteca Virtual de referencia científica internacional de los cuestionarios en español de resultados percibidos por los pacientes).

"A partir de ahora en los reconocimientos laborales se podrá usar el cuestionario para detectar el Síndrome Visual Informático y mejorar su tratamiento", han dicho las investigadoras de la UA María del Mar Seguí y Elena Ronda, que llevan desde 2008 inmersas en esta línea de trabajo.

Según los estudios llevados a cabo por las expertas de la UA, que ya han sido publicados en revistas científicas como Journal of Clinical Epidemiology, Ophthalmic and Physiological Optics o Journal of occupational Health, el síndrome es más frecuente en mujeres, especialmente tras la menopausia, y entre personas que utilizan lentes de contacto blandas.

A partir de una completa revisión bibliográfica, el grupo de investigadores de la UA realizó un completo listado de síntomas que se han reagrupando en los 16 ítems del cuestionario, y se analizó el método más adecuado para evaluarlos a partir de una escala.

Además, un comité de expertos en vigilancia de la salud de los trabajadores y optometría validó el diseño de este instrumento con técnicas avanzadas de análisis Rasch antes de llevar a cabo su aplicación en pacientes reales.

"Nos encontramos en un momento de expansión del proyecto en el que ya se han interesado centros de todo el mundo, por lo que se abren múltiples oportunidades de colaboración y nuevas líneas de investigación", han revelado María del Mar Seguí y Elena Ronda.

La Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo (EWCS 2010) señala que más del 30 % de los trabajadores usa ordenadores todo el tiempo durante su jornada laboral.

En España, según la VII Encuesta Nacional de Condiciones de trabajo (ENCT 2011), casi la mitad de los trabajadores, un 45 %, emplea siempre pantallas de visualización de datos.

Uno de los retos a abordar en el marco del Síndrome Visual Informático es estudiar su incidencia en edades infantiles y adolescentes para comprobar si tiene relación con el aumento progresivo de la miopía.

"Todos nos hemos adaptado a la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), pero debemos analizar si no hemos sustituido con demasiada rapidez los libros por las tablets en las aulas sin tener datos clínicos sobre su impacto en la salud ocular de los más pequeños", han apuntado las investigadores.

Para prevenir el Síndrome Visual Informático, desde la UA recomiendan hacer descansos cada 20 minutos de exposición a pantallas y mirar durante 20 segundos a un punto alejado.

También es importante realizar parpadeos completos de forma pautada varias veces por minuto para evitar el picor y la irritación, así como ajustar el monitor a un ángulo de visión de 15 grados por debajo del nivel horizontal y estar a una distancia mínima de 50 centímetros.