EFEAlicante

La empresa española PLD Space, fundada por dos jóvenes ingenieros emprendedores, ha iniciado el reto de ser la alternativa en el sector de lanzadores espaciales en Europa con su cohete 'Arion 1', que servirá para enviar al espacio experimentos científicos y tecnológicos y cuyo lanzamiento se prevé para 2019.

El valor añadido de la tecnología de PLD Space radica en su especialización en diseñar cohetes reutilizables de combustible líquido para poner en órbita satélites del tamaño de una mesilla de noche que girarán alrededor de la Tierra (entre 400 y 1.500 kilómetros de altura), un mercado que se prevé que crezca hasta los ocho billones de dólares en 2020.

En su primer lanzamiento, que se efectuará desde la base de El Arenosillo (Huelva), el 'Arion 1', que medirá 12,5 metros de largo y 0,7 metros de diámetro y pesará unos 2.400 kilos, alcanzará una altura de 150 kilómetros y estará entre seis y ocho minutos en el espacio.

Tras concluir ese tiempo, regresará a la Tierra, donde caerá en una zona del mar situada a 40 o 50 kilómetros de su punto de origen y será recuperado.

"Junto con el Ministerio de Defensa y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), definiremos la trayectoria más óptima para ese lanzamiento", ha avanzado, en una entrevista con Efe, uno de los fundadores de PLD Space, Raúl Torres.

De superar con éxito "esta prueba de fuego", el 'Arion 1' se usará para el lanzamiento comercial de cargas de pago suborbitales para la investigación científica y el desarrollo tecnológico en condiciones de microgravedad, por lo que será una especie de "laboratorio flotante".

"El 'Arion 1' permitirá probar casi hasta el 70 % de las tecnologías que volarán" en la versión posterior y más evolucionada de "este demostrador tecnológico", el 'Arion 2', que se empleará para poner en órbita baja satélites pequeños, ha dicho Torres, cofundador junto con Raúl Verdú de PLD Space, ubicada en Elche Parque Empresarial, en la partida ilicitana de Torrellano.

PLD Space está tramitando la licencia para el lanzamiento y todavía no ha cerrado toda la inversión que requiere para la fabricación y el ensayo del 'Arion 1', aun cuando ya ha recibido un importante apoyo financiero de diferentes instituciones públicas y del sector privado.

"Necesitamos este año entre ocho y nueve millones de euros más", ha señalado Torres, quien ha añadido que, con la subvención de cerca de dos millones de euros que han obtenido recientemente de la Comisión Europea, la empresa ha cerrado hasta ahora en torno a diez millones de euros de inversión para continuar con su proyecto.

La compañía prevé empezar a construir un nuevo banco de ensayos en marzo o abril próximo en el aeropuerto de Teruel para la realización de pruebas del cohete completo 'Arion 1', una vez fabricado.

La primera prueba se realizaría a finales de 2018 y consistiría en "hacer un rodaje" al cohete para probar, entre otros aspectos, los motores, la electrónica y la estructura mientras permanece en vertical y estático, anclado a una rampa de lanzamiento, pero funcionando como si estuviera realmente dirigiéndose al espacio.

Una treintena de empresas de Europa e, incluso, de EEUU, Israel y Emiratos Árabes ha mostrado su interés en el proyecto de PLD Space, que cuenta con "más de 50 millones de euros de cartas de intenciones", ha destacado.

"El aeroespacial es un sector estratégico y, hoy en día, diez países del mundo, entre otros, EEUU, Rusia, China, Japón, Francia, las dos Coreas e Irán, disponen de capacidad de lanzamientos espaciales propios; es como si en el Planeta solo esas naciones poseyeran barcos y, por consiguiente, el control del comercio", ha indicado Torres.

PLD Space supone un ejemplo de "manual de emprendedores" al ser fruto de la visión de futuro de dos jóvenes ingenieros que elaboraron un plan de negocio en "la época dura inicial", cuando nadie confiaba en ellos.

Ambos fundaron en 2011 esta empresa que ha sido capaz de desarrollar una alta tecnología de la que no existía experiencia previa en nuestro país, "repatriar" a talentos españoles, atraer inversiones y crear hasta ahora 36 empleos.

Torres coincide con el fundador de la compañía Amazon, Jeff Bezos (el primero de la lista Forbes en 2017 y uno de los seis empresarios de entre las cien primeras fortunas del mundo que invierten en el sector aeroespacial), en que "la siguiente revolución de la Humanidad, tras Internet, va a ser el espacio".

"Uno de mis sueños sería desarrollar el primer cohete y la primera cápsula espacial tripulada de Europa", ha confesado este ingeniero.